En un movimiento esperado por los mercados, la Reserva Federal (Fed) elevó las tasas de interés en EEUU al rango de entre 0.75% y 1%. Este es el segundo ajuste monetario en tres meses y el primero desde la llegada al poder del presidente Donald Trump.


Janet Yellen, directora del banco central confirmó en una conferencia de prensa, que el alza de las tasas de este miércoles responde al fortalecimiento de la economía estadounidense, pero también destacó que existe “gran incertidumbre” sobre la política fiscal del nuevo presidente.

Para el 2017, la Fed prevé un crecimiento económico del 2.1%, la misma tasa que para el 2018; mientras que el desempleo cerrará el año en el 4.5%.
La inflación, sin embargo, será del 1.9% en el 2017 y el 2% en el 2018.

El banco central a través de un comunicado, aseguró que “el mercado laboral ha continuado fortaleciéndose y la actividad económica continúa expandiéndose a un ritmo moderado”.