El alcoholismo trae consigo problemas sociales que pueden incluir conflictos conyugales, problemas financieros y hasta la pérdida del puesto laboral.

En el caso de los baracoenses, el alcohol los motiva a hablar y a exponer todas sus inquietudes y quejas acerca del Gobierno cubano.