Senadores Bob
Menéndez y Marco Rubio presentan proyecto de ley para prohibir que tribunales de EEUU reconozcan marcas comerciales confiscadas por el régimen cubano (Imágenes tomadas de El Caribe y Tampa Bay Times)

Un proyecto de ley presentado por los senadores cubanoamericanos Marco Rubio y Bob Menéndez este martes, prohíbe el reconocimiento por tribunales de EEUU de marcas comerciales confiscadas por el Gobierno cubano luego de 1959, informa Martí Noticias.


Con la normativa tribunales norteamericanos tendrían prohibido reconocer, hacer cumplir o validar cualquier aserción de derechos por parte de un individuo, de una marca registrada que utilizó en una empresa que terminó siendo expropiada por el régimen de La Habana, a no ser que el propietario original de dicha marca haya dado su consentimiento expreso.

Por su parte la demócrata Debbie Wasserman-Schultz, y el republicano John Rutherford, presentaron ante la Cámara de Representantes un proyecto de ley complementario al antes mencionado.

Rubio señaló a través de un comunicado de prensa que a lo largo de seis décadas «el régimen comunista de Cuba ha estado beneficiándose con propiedades robadas que pertenecen a ciudadanos de EEUU».

Añadiendo que siempre ha sido política de Estados Unidos apoyar a los dueños legítimos de propiedades robadas.


El senador detalla en el comunicado conjunto publicado en su sitio oficial que «una marca que involucra a Bacardí, uno de los mayores productores de licores del mundo, es ilustrativa de esta circunstancia».

El republicano de origen cubano recordó que «los activos de Havana Club fueron confiscados por el gobierno cubano en 1959, y en 1994, aunque la marca expiró en 1974».

La receta y la marca registrada de Havana Club fue vendida por los descendientes de su fundador a Bacardí, compañía que se vio obligada a producir el ron originario de Cuba en Puerto Rico, con la llegada de Fidel Castro al poder.

«Casi al mismo tiempo, la firma cubana Cuba Ron presentó y recibió una marca registrada de EEUU con el nombre, y se asoció con Pernod Ricard para vender el ron «Havana Club» de la competencia. La Ley de marcas no robadas honradas en América prohibiría a la asociación Cuba Ron/Pernod Ricard usar los derechos relacionados con Havana Club debido a la confiscación de la compañía original por parte del régimen cubano en 1959″, agregó.

Bob Menéndez por su parte explica que «la confiscación de activos por parte del gobierno cubano es, y siempre será un delito».

«Esta legislación bipartidista protegerá las marcas registradas de EEUU al prohibir a los tribunales que reconozcan los derechos de las personas que son objeto de confiscación sin consentimiento, continuando con la antigua política de EEUU de apoyar a los legítimos propietarios de bienes robados», añadió el demócrata.

Wasserman Schultz, congresista demócrata expuso que es una política estadounidense de larga data apoyar a los verdaderos y justos propietarios de propiedad robada, y así debe continuar siendo, la representante ratificó su compromiso de salvaguardar los derechos de propiedad intelectual de las compañías estadounidenses al garantizar que «las marcas registradas estén protegidas contra la confiscación por parte de cualquier gobierno extranjero».

«Este proyecto de ley hace eso, al prohibir a los tribunales validar una afirmación de los derechos de marca registrada en relación con una empresa o activos confiscados por el gobierno cubano», insistió.

Se le ha permitido robar la propiedad intelectual estadounidense durante demasiado tiempo al Gobierno cubano, subrayó Rutherford.