roberto-y-raul-campos-proenza-beisbol-espndeportes.espn_.go_


Dos niños cubanos, que participaban en un torneo de béisbol de pequeñas ligas en República Dominicana, escaparon de la delegación presuntamente acompañados por familiares adultos, informaron los organizadores del evento y la policía a la edición edición digital de la cadena ESPN.

Los hechos sucedieron en el Torneo Internacional Punta Cana, donde Roberto Campos Proenza de 13 años, y su hermano Raúl Campos Proenza de 14, se separaron de sus compañeros de equipo mientras celebraban la victoria en el partido realizado el pasado sábado.

Algunos testigos declararon que los niños subieron a un vehículo todo terreno después de despedirse de sus compañeros. Roberto, quien juega la tercera base, fue el Jugador Más Valioso de su categoría.

Carlos Martínez, jefe del departamento policial de Verona y Punta Cana, declaró que al inicio recibieron la denuncia de un posible secuestro, sin embargo más adelante las investigaciones les llevaron a la determinación de que los niños se habían ido con familiares, presuntamente el padre de ambos.

Martínez afirma que el departamento tiene en su poder mensajes de textos y conversaciones entre los niños y su madre en Cuba, donde ella les ordena quedarse en República Dominicana. La policía dominicana dijo que no sabe el paradero de los niños y que mantendrá abierta la investigación.


En la sexta edición del Torneo Internacional Punta Cana participaron más de 800 peloteritos de 48 equipos procedentes de Aruba, Cuba, Estados Unidos, México, Puerto Rico, Panamá y República Dominicana. La delegación de la Isla está formada por niños de diferentes municipios de La Habana.

El entrenador del equipo cubano, Noel Tortolón, opina que «es lamentable que adultos sin escrúpulos aprovechen un esfuerzo personal y familiar como éste para realizar una deserción, que es una locura, tomando en cuenta que son niños».