Donald Trump y Cuba

El presidente estadounidense, Donald Trump, había registrado su marca en Cuba en el 2008 con el fin de construir hoteles, campos de golf y casinos en la isla según un reporte del Miami Herald.


Una búsqueda en la base de datos de la Oficina de Propiedad Industrial de Cuba muestra que Donald J. Trump contrató a una abogada cubana, Leticia Laura Bermúdez Benítez, para presentar la solicitud en octubre de 2008. La dirección que figuraba era la de la Organización Trump: 725 Fifth Avenue, Nueva York, 10022.

El gobierno de Cuba le aprobó la licencia en el 2010 y estuvo válida hasta que expiró en el 2018 ya cuando Donald Trump llevaba dos años en la presidencia de Estados Unidos.

Registro de marca Trump en Cuba

Según el sitio oficial para el registro de marcas en Cuba la marca comercial estaba relacionada con “inversión en bienes raíces”, “concursos de belleza”, “campos de golf”, “servicios de juegos de casino”, “montaje de programas de televisión” y “servicios hoteleros”, entre muchas otras actividades enumeradas.

Trump en 1999 había prometido a la Fundación Nacional Cubanoamericana no hacer inversiones en Cuba durante una visita a Miami.


El presidente Trump no violó el embargo estadounidense contra Cuba al presentar la solicitud o contratar al abogado cubano. Las Regulaciones de Control de Activos Cubanos, las reglas del Departamento del Tesoro para implementar el embargo comercial, incluyen excepciones para permitir la presentación de marcas registradas y el pago de agentes locales para hacerlo.

Durante su presidencia Trump ha implementado duras medidas contra la dictadura en Cuba por su apoyo a Venezuela y se ha comprometido con la comunidad cubana a hacer todo lo posible por lograr la libertad en Cuba.