Donald Trump y los cubanoamericanos

El presidente Donald Trump perdió el importante condado de Miami-Dade que históricamente vota demócrata pero el masivo apoyo de los cubanoamericanos al candidato republicano hizo que ganara el estado Florida.


En el 2016 Hillary Clinton ganó Miami-Dade con una ventaja del 30% en gran parte por el voto dividido de los cubanoamericanos, en estas elecciones Biden solo pudo sacar el 7% de ventaja.

La pobre actuación de Biden en Miami-Dade sobre todo entre los cubanoamericanos abrieron el camino para una abrumadora victoria de Trump en Florida llevandose los 29 votos electorales del estado.

Los republicanos respondieron enfocándose más en la comunidad e intensificando sus mensajes antisocialistas, a menudo presentando a los demócratas como izquierdistas radicales y socialistas, etiquetas que el exvicepresidente Joe Biden y su campaña lucharon por deshacerse.

Los republicanos atribuyen la buena noche a cuatro años de permanecer en el mensaje en Miami-Dade, con el presidente y los funcionarios de la administración viniendo repetidamente a Miami para tomar medidas enérgicas contra Cuba y Venezuela.


La campaña de Biden y los demócratas que realizan campañas en todo el estado saben desde hace mucho tiempo que necesitan un fuerte margen de victoria en Miami-Dade para ayudar a compensar márgenes más ajustados o victorias rojas en los condados de todo el estado.