Director de la televisión cubana pide a gritos mejoren las condiciones del Servicio de Nefrología del Hospital Calixto García/Imagen tomada de redes sociales

El post ya fue removido de Facebook, pero a través de su perfil, Armando Arencibia Valhuerdi, director de la televisión cubana, denunció el grave problema que enfrenta el Servicio de Nefrología del Hospital General Calixto García en La Habana.

Arencibia quien padece de insuficiencia renal crónica en grado terminal, se atiende en ese centro, y por lo que se podía leer en la publicación detallada, la escasez de medicina y material sanitario que tiene el Calixto García, como el resto de los hospitales del país atenta contra la vida de los pacientes.


El denunciante dijo que hablaba a través de las redes, porque hace más de un año se quejó con el Departamento de Atención a la Población del MINSAP, y hasta la fecha no ha obtenido respuesta.

«La inopia actual del Servicio de Nefrología del Hospital General Calixto García ya pone en peligro las vidas de los pacientes y necesitamos urgentemente que los decisores piensen en nosotros. Los riñones artificiales están en un estado bastante malo, no hay piezas de repuesto y los técnicos tienen que hacer mil inventos para repararlos, lo cual provoca problemas como pérdida de sangre, coagulación de la sangre en la máquina y el no funcionamiento de la bomba de heparina», confesó.

Asimismo lamentó que en el centro hospitalario no tengan «hierro, eritropoyetina, heparina, torundas de gasa o algodón, jeringuillas de determinado tamaño, paños estériles (esto no lo hay casi nunca), esparadrapo, otros medicamentos y antibióticos».

«Los guantes son reciclados y dan un solo par para el tratamiento completo de cada paciente, incluyendo el lavado de la máquina, lo que viola absolutamente todos los protocolos establecidos para la hemodiálisis en Cuba y en cualquier lugar del mundo», añadió.


El paciente dijo que los dializadores se usan hasta que se rompen, y que esto trae como consecuencia mala calidad de la diálisis, ya que los mismos no están hechos para que se usen más de cinco veces, porque pierden la capacidad de filtración.

Cuando los dializadores pierden los filtros, detalla Arencibia «no se pueden conectar al control de la presión arterial» y el paciente pierde sangre.

De igual modo acotó que «el ácido que se utiliza para la diálisis es de producción nacional y parece que en la institución habanera que lo produce no existe control de la calidad pues muy frecuentemente hay que cambiarlo porque no da la conductividad requerida».

«El esfigmomanómetro es uno solo para las diez camas y está en un estado lamentable, ya el velcro no sirve, por lo que los enfermeros para tomar la presión tienen que aguantarlo con la mano para que no se abra, lo que implica poca fiabilidad de algo tan susceptible para nosotros como la tensión arterial», sostuvo.

Entre otros problemas, el director de la televisión se quejó que durante las últimas semanas escasean enfermeros y enfermeras porque han sido trasladados para atender a pacientes de coronavirus.

«Esto no es una denuncia sino un grito de socorro. Por favor, las personas que lean esto y tengan algún nivel de decisión en estos temas: ayúdennos. Necesitamos que piensen un poquito en nosotros que estamos obligados a dializarnos tres veces por semana para poder vivir y, aunque la Covid-19 hale muchos recursos, piensen que los pacientes con insuficiencia renal crónica en grado terminal estamos tanto o más cerca de la muerte que los pacientes de Covid-19 y también tenemos deseos de vivir», sentenció.