Díaz-Canel sobre su llamado a la violencia contra el pueblo el 11J: «No me arrepiento, ni me arrepentiré»/Imagen tomada de redes sociales

Durante su encuentro ayer martes con periodistas y comunicadores oficialistas, el designado gobernante Miguel Díaz-Canel se atrevió a decir que no se arrepiente del llamado violento que hizo el pasado 11 de julio, por las manifestaciones pacíficas que se produjeron a lo largo y ancho de Cuba.

«Hice un llamado al pueblo aquel día, porque me parecía que era lo correcto, de lo que no me arrepiento, ni me arrepentiré, había que defender contra-manifestaciones que no eran para nada pacíficas, y eso es un cuento que han metido también», expresó de manera belicosa el líder comunista.


«Y yo les puedo decir que en una situación compleja, pudo haber algún exceso con alguien, y cuando se terminen todas las investigaciones se explicará, pero aquí no hay nadie desaparecido ni torturado. Lo digo responsablemente», sostuvo.

«A todas las familias se les avisó lo más rápido que se pudo de donde estaban las personas (detenidas)», indicó.

Las declaraciones de Díaz-Canel fueron recogidas por el noticiero estatal, y publicadas en Twitter por el joven cubano Mag Jorge Castro, quien en días recientes perdió a su abuelo, paciente de Covid-19 para el que no había oxígeno en el hospital, y para el que tampoco había caja para enterrarlo, 15 horas después de su muerte, el cuerpo sin vida del anciano yacía sobre una cama en su casa, sin que ninguna autoridad se hiciera cargo.


«Dejen lo que están haciendo y escuchen lo que ha dicho este señor…¡Qué vergüenza!, tuiteó Castro al escuchar las palabras del déspota cubano.