Miguel Díaz-Canel

A pocos días de hablar en reiteradas ocasiones de la necesidad del ahorro en un contexto de crisis energética, el designado gobernante Miguel Díaz-Canel recuerda que lo más importante es adoctrinar a los cubanos, fiel al credo comunista instaurado hace seis décadas en la Isla.


En su visita a la provincia de Cienfuegos, el sustituto de Raúl Castro dijo que el tema del ahorro ahora pasa a un segundo plano, y apeló a «redoblar la preparación ideológica» como una «herramienta eficaz» para enfrentar «un momento como este», según CubaNet que cita reporte del diario oficialista Granma.

«No es que aquí estemos solo defendiendo cómo ahorramos tres litros o una tonelada de petróleo. Esto va más allá. Aquí estamos defendiendo soberanía, independencia, dignidad», alegó.

Díaz-Canel visitó Cienfuegos para «evaluar las medidas puestas en práctica en el territorio» ante la «situación coyuntural», de acuerdo a la prensa estatal.

«No hay una persona o un cuadro que pueda asumir con compromiso momentos como este si no está bien preparado ideológicamente», añadió.


La crisis que experimentan los cubanos, y que el Gobierno cubano tiene el descaro de llamar «coyuntural» es parte de algo mucho más grande, de un colapso total de un sistema fallido, que se mantiene en pie gracias al petróleo venezolano que envía el dictador Nicolás Maduro.

El desabastecimiento y escasez en la Isla viene aparejado de la crisis política que vive Venezuela, aliada del régimen de La Habana, los vientos de un nuevo Período Especial comenzaron a soplar en Cuba desde fines de 2018, y la situación ha venido a agudizarse a lo largo de este año, en las últimas semanas con una paralización casi total del transporte, que afecta a todos los sectores del país.

Díaz-Canel también dijo la semana pasada que la normalidad hacia la que van los cubanos «será distinta, con más ahorro y eficiencia porque lo reclama la economía».

«Hay medidas que deberán quedarse para siempre, aunque tengamos chorros de combustible», agregó en aquella ocasión.