Detenida y manoseada por la policía en público, una joven cubana hija de un periodista exiliado/Imágenes tomadas de redes sociales

Desde Miami un padre y periodista cubano desesperado pidió ayuda porque su hija de 23 años fue arrestada, acosada y maltratada por esbirros del régimen en la Isla.


El emigrado Ignacio Luis González Vidal denunció ayer viernes en la tarde su hija Linda Kelly González Leyva, fue conducida a la unidad policial de Zanja y Dragones en La Habana Vieja, acusada de «desacato», por protestar en una cola.

«Detienen injustamente y manosean a mi hija en una patrulla por solo buscar sus mandados. Ayuda por favor», expresó el padre indignado.

«En la tarde de hoy 22 de octubre, mi hija Linda Kelly González Leyva de 23 años fue conducida a la estación de policía de Zanja y Dragones, acusada de desacato, injustamente, pues desde horas de la mañana de hoy ella trataba de realizar su compra de la canasta de alimentos que le pertenece, en el Mercado Carlos Tercero», reveló González Vidal en sus redes sociales.

La joven discutió su turno, porque varias personas intentaron colarse en la fila, y los agentes de la Seguridad del Estado la emprendieron con ella.

Según el padre, González Leyva fue manoseada en público por la policía, pese a que la joven no ofreció resistencia.


«Ella fue introducida en la patrulla y se encuentra en estos momentos detenida en la Estación de Zanja y Dragones, aclaro que ella no es un elemento como llaman en Cuba a las personas que no trabaja ni estudian, ella está en la universidad estudiando, y siempre se ha mantenido al margen de la candente situación política de la Isla», sostuvo el reportero.

Linda Kelly fue víctima de acoso sexual en el pasado, cuando un enfermero de amplia trayectoria criminal intentó violarla, denunció su padre.

«Esto es lo que sucede cuando la dictadura no soporta que alguien que luche por la libertad de ese país esté en el exterior luchando todavía. Hasta cuando la injusticia pido a todos que me ayuden a que liberen de inmediato a mi hija», añadió.

«Por favor, llamen a la estación, tenemos que liberar a esta valiente joven de inmediato», concluye el comunicado.