Varios funcionarios de la Empresa Provincial de Acopio (EPA) de Sancti Spíritus, fueron condenados a entre nueve y 18 años de cárcel, por el Tribunal Provincial de Sancti Spíritus y el Tribunal Supremo, por un desfalco de más de tres millones de pesos, dio a conocer el lunes Escambray, semanario oficial cubano.

Jorge Luis Maya Rodríguez, Isleydi Pérez e Isbelkys Betancourt (18 años); Elvis Lazo e Ivanys Prieto Díaz (diez años); y Rediel Lorenzo (nueve), fueron sentenciados por la causa número 174 de 2016,debido al delito de malversación.

Asimismo Carlos Rodríguez y Jorge Luis Maya Soler (condenados a cuatro años de cárcel), fueron hallados culpables por el delito de estragos, vinculado con el incendio que tuvo lugar en la EPA el 17 de junio de 2016, incidente con el que pensaron encubrir el desfalco.

Según la prensa estatal, los tres millones substraídos se dividían en varias entidades, entre las que se pudo identificar el Mercado Agropecuario Estatal (MAE) número 13 de la provincia, donde el faltante rondaba 825.623,24 pesos cubanos.


El administrador de la MAE, Maya Rodríguez, amparado en sus funciones y cargo, substrajo productos y subproductos de carne de cerdo, correspondientes a 20 facturas por el valor total de 612.367,97 pesos, moneda nacional.

Al frente de la MAE número 29, Elvis Lazo Cruz se agenció otras tres facturas de carne de cerdo, sumaron 60.551,34 pesos, y se atribuyeron cinco al administrador del MAE número 2, Lorenzo Ramírez, llegando al total de 129.849,76 pesos.

Isleydi Pérez Herrera e Isbelkys Betancourt Bernal, directora contable financiera de la EPA, fueron otras de las responsables que incurrieron en la falsificación de documentos, a la vez que Ivanys Prieto Díaz falsificó documentos, y se deshizo de otros.

De acuerdo al fiscal provincial, lo sucedido se debe a “la ausencia de control interno”.

La Empresa Provincial de Acopio ha separado a siete trabajadores de sus dependencias en Jatibonico, y a otros nueve en Sancti Spíritus, además de aplicar medidas de diferente carácter, impuestas a personas de esas entidades estatales, que no tuvieron una participación directa en casos de corrupción, acotó Escambray.

El sitio web oficialista Cubadebate glosó: “Literalmente, Acopio ardió. Tocó fondo. Y sobre las cenizas, se levantó, pero, ¿todo quedó solucionado en materia de control? Es comprensible, entonces, que sus directivos y trabajadores honestos no duerman a pierna suelta”.

Los casos de malversación o corrupción en la Isla están a la orden del día, el salario promedio en el país comunista no supera los 30 dólares mensuales, sin embargo el costo de la vida es caro.

(Con información de Diario de Cuba)