Derrumbe en la madrugada sorprende a vecinos de La Habana Vieja/Imágenes tomadas de CubaNet/autor: Serafín Martínez

Un nuevo derrumbe total sorprendió a un edificio de apartamentos, y a los vecinos a sus alrededores, en Habana 766, entre Luz y Acosta, municipio Habana Vieja, en la madrugada del martes 11 de agosto, reportó para CubaNet el periodista independiente Serafín Martínez.


El lamentable suceso tuvo lugar entre las 3:00 y las 4:00 am, afortunadamente no se registraron víctimas mortales, pero sí se reportaron afectaciones en las viviendas aledañas, y algunos perdieron bienes materiales.

Un vecino del inmueble identificado como Roberto dijo sentir un fuerte ruido y salió corriendo «para la calle», por lo que hoy puede contar la historia.

«…Lo perdí prácticamente todo, sólo pude salvar el refrigerador con ayuda de los vecinos. La verdad no sé que voy a hacer», reveló Roberto, quien reside en el número 768 de la calle Habana.

«El edificio hace más o menos 15 años se declaró con amenaza de derrumbe y sacaron poco a poco a los residentes para albergues, pero ya en los últimos meses la amenaza de desplome era inminente, se habló con la delegada y con los funcionarios de las oficinas de viviendas y las brigadas de demolición, pero todo fue para nada. Estos últimos seis meses la situación del edificio se agravó porque llegaron los buzos —nombre común en Cuba para los saqueadores de inmuebles— y se lo llevaron todo, ladrillos, cabillas, mosaicos, todo lo que sirviera», explicó otra vecina, que prefirió no revelar su identidad.


Tras el colapso de la edificación, las autoridades de la zona cortaron la electricidad, y el servicio no fue restablecido hasta las 6:00 pm.

Vecinos barrios cercanos acudieron con carretillas, triciclos y bicicletas para sacar ladrillos y cabillas que pudieran aprovechar luego.

Servicios comunales y la Oficina del Historiador trabajó recogiendo escombros, mientras un cordón policial intentaba ayudar con el tránsito en la vía.

Los derrumbes en la capital cubana son cada vez más frecuentes, debido al deterioro de las construcciones. En enero pasado tres menores fallecieron en un incidente de este tipo en Revillagigedo y Vives, a tan solo unas cuadras de este último colapso.