Fiesta en La Habana – Imagen de archivo

Las autoridades en La Habana dijeron el lunes que recibieron más de 300 llamadas de denuncias de fiestas caseras a lo largo de la ciudad durante el fin de semana.


Así lo informó el diario oficialista Tribuna de La Habana, en un artículo informativo sobre la situación actual de la pandemia y los preparativos para lo que fuera ayer la tormenta Delta que ya hoy es un huracán categoría 4.

Según la información, se recibieron 345 llamadas y se pusieron 37 multas. Los órganos de inspección especificaron que “aunque de manera general se desarrollaban según las normas, algunas incumplían regulaciones relacionadas con la música alta y por violación de horario, solo permisible hasta las 12 de la noche”.

Durante el mes de septiembre, en el que la capital fue sometida a estrictas medidas a causa del rebrote del peligroso virus, el gobierno impuso más de 17 767 multas, por el astronómico valor de 2 000 pesos como promedio.

Las multas tendrían el propósito de penalizar y a la vez disciplinar a la población para que no se violasen las medidas de seguridad, pero en múltiples ocasiones los cubanos denunciaron en las redes la forma arbitraria en que se aplicaban.


Este 1ro de octubre algunas de las medidas, como el toque de queda, fueron eliminadas, y hasta el momento en la capital existen tres eventos activos: Luyanó, en 10 de Octubre; el del policlínico Manduley, en Centro Habana; y el de la fábrica de alimentos INDAL, en La Habana Vieja; y hay 69 focos activos en 15 municipios, “en los cuales aplican medidas de refuerzo”, y se analizan las acciones a aplicar para tener éxito en el aislamiento comunitario.

La Habana es la provincia cubana con más casos de COVID-19, 3 304 de los 5 845 reportados hasta este lunes por el MINSAP.