Varadero Cuba. Foto: Kako Escalona / Shutterstock.com

Activista cubana Yanilys Sariego, denunció el domingo en su página de Facebook, que le fue prohibida la entrada a un hotel donde pretendía hacer compras de alimentos, uno de los pocos lugares donde puede que encuentre algún producto, sin embargo no le fue permitida la entrada hasta la tienda, por la condición de ser cubana:

“Estoy en Varadero buscando alimentos. Resulta que he tratado de entrar al #hotel #InternacionalVaradero y el guardia de seguridad me prohibió la entrada hasta las tiendas porque soy #cubana. Entienden por qué los cubanos tenemos que unirnos para tumbar está #dictadura. #MinisterioDeTurismo Discriminación y Apartheid como en los años 90. ¡Aquí es dónde único se puede conseguir algo de comida coño! ¡Abajo la Dictadura!”, escribió indignada Sariego.


Un año atrás Yanilys Sariego trabajaba como dependienta en un establecimiento comercial en Cárdenas, en Matanzas, pero tras sus denuncias por corrupción y abusos de poder en su centro de trabajo, ya es considerada opositora.

La activista sufre como cualquier cubano el total desabastecimiento en comercios destinados a la moneda nacional (CUP), solo en comercios en MLC y hoteles que cuentan con mercaditos, se puede conseguir uno que otro producto de necesidad, a pesar de que no todos los cubanos tienen acceso a la Moneda Libremente Convertible (MLC).

Recientemente se hizo visible también a través de Facebook, la denuncia de un profesional cubano nombrado Austin Llerandi Pérez, que refiere que solo tenía arroz y su título universitario, cosa que deja plasmado con una foto, aclarando además que no lo publica para recibir ayuda:

“El día ha llegado: no tengo nada que cocinar, salvo arroz blanco. Ni dinero para comprar alimentos, tampoco. No me malentiendan, este post no es para pedir ayuda, ni quiero que comiencen con solidaridades, ni por acá, ni por privado. Disculpen el tono tajante, se los agradezco mucho. Pero no lo aceptaré. Siempre he sabido crearme mis propios problemas, solo, y también resolverlos, solo”

A inicios de mayo internautas compartieron imágenes del fabuloso bufet que se les brindó a los participantes a la Feria Internacional de Turismo en Varadero, causando gran indignación en redes sociales.


En ese mismo mes pero a finales, contrastando con las finas elaboraciones de platos en el bufet anteriormente dicho, un periodista de Diario de Cuba, entrevistó a personas en dos zonas de La Habana, preguntándoles cuándo había sido la última vez que tomaron leche, las respuestas fueron las mismas sólo variaron en el tiempo, oscilando entre seis meses, un año y hasta dos años, evidenciando la ausencia de un alimento necesario para el ser humano, lo que no es ni siquiera garantizado para las personas enfermas por el gobierno.

 “No la dan, y soy hipertensa y soy diabética, a mí no me dan leche. Y entonces no la tomo porque lo que tengo es una chequera de 1,575 pesos. Tomo leche, como, me baño, me aseo, o vivo como los mendigos en la calle”, comentó una de las entrevistadas en Centro Habana.