La delegación de deportistas cubanos que participará en los Juegos Centroamericanos de Barranquilla, tuvo que prestar juramento ante la piedra de Fidel Castro en el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, a nombre del estatal Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER).

Atletas y funcionarios ratificaron “el compromiso por la victoria de la delegación cubana” en el certamen deportivo, recogió la estatal Agencia Cubana de Noticias (ACN).

El primer secretario del Partido Comunista de Cuba en la provincia de Santiago de Cuba, Lázaro Expósito hizo entrega de la bandera cubana a Mijaín López, tricampeón olímpico y quíntuple titular mundial de lucha grecorromana.

Ante la llama eterna que arde en la necrópolis, el pelotero Frederich Cepeda, de Sancti Spíritus, y el gimnasta Manrique Larduet, de Santiago de Cuba, colocaron una ofrenda floral.


El presidente del estatal INDER, Antonio Becalli, dijo a la delegación que es “un orgullo y honor sublimes” este abanderamiento, “de alta significación moral y patriótica, en un sitio como este”, refiriéndose a la piedra donde yacen los restos del difunto dictador Fidel Castro.

Idalys Ortiz, campeona olímpica se encargó de la lectura del “compromiso político y competitivo” ante los 250 deportistas y funcionarios, de los 500 que acudirán a Colombia, entre el 19 de julio y el 3 de agosto, resalta Diario de Cuba.

La delegación desfiló ante el monolito, y cada uno colocó una flor.

Los deportistas también tendrán que visitar la Ciudad Escolar 26 de Julio, otrora cuartel Moncada, sitio donde celebran el asalto a ese cuartel, en la fecha mencionada, una acción armada llevada a cabo también por Castro, que en aquel entonces militaba en el Partido Ortodoxo. La delegación también asistirá a una gala en el Teatro Heredia en Santiago de Cuba.

En Cuba se mezcla lo político con el deporte, la cultura, la educación, a causa del centralismo del estado, y la falta de autonomía de cada una de estas disciplinas; en la Isla bajo el régimen totalitario, todo debe estar vinculado a lo ideológico, y a rendir culto al fallecido líder.

(Con información de Diario de Cuba)