Dejan morir de hambre y sed a 29.400 vacas en Camagüey, en medio de la crisis alimentaria en Cuba/Imagen tomada Juventud Rebelde

En medio de la escasez alimentaria en Cuba, cuando el país está a punto de una hambruna, las autoridades de la provincia de Camagüey, la localidad con más cabezas de ganado en la Isla, dejaron morir 29.400 vacas, mayoritariamente por desnutrición, informa ADN Cuba.


Además de la pérdida de ganado vacuno, Camagüey debe más de 13 millones de litros de leche

Según el estatal periódico Adelante, «sin un buen manejo del ganado ni atención a la reproducción no puede haber producción. Como el efecto dominó: si la vaca tiene hambre y sed no cae en celo, no se reproduce y no hay leche. Por otro lado, en el caso que viva su ciclo estral y no se le detecte a tiempo para inseminarla o someterla a la monta, tampoco habrá nacimiento, ni leche».

Sin embargo, Camagüey no es la única provincia que sufre de esta problemática, el régimen impuso 355 multas en junio pasado a Las Tunas, a causa de la muertes de reses en estado de desnutrición.

Luego de realizar alrededor de 5.000 inspecciones, a bases productivas, y productores individuales, más de 1.800 propietarios de ganado fueron reprendidos, y varias de las unidades fueron clausuradas por graves deficiencias en la alimentación de los animales, indicó el medio oficialista Tiempo 21.


Un funcionario estatal dijo al periódico Guerrillero de Pinar del Río, que para «mitigar en alguna medida» las deficiencias productivas también fomentan la cría de especies que se reproducen en menos tiempo, como los conejos, «así como la acuicultura, en la que incursionan empresas que tienen espejos de agua, con la introducción de 30 millones de larvas de diferentes especies».

No obstante, cuando buscamos minuciosamente en la prensa cubana nos damos cuenta que esto no es un fenómeno nuevo en la Isla, ya en 2017 OnCuba News dedicaba un editorial al problema, titulado Vacas sedientas en Camagüey. En aquel momento culparon a la sequía de la situación.