El grupo opositor femenino Damas de Blanco envió una misiva al presidente español Pedro Sánchez, en la que le piden se reúna con opositores en su viaje a Cuba, previsto para los próximos días 22 y 23 de noviembre, informa Diario de Cuba.

«Hemos tenido conocimiento de sus declaraciones en el Congreso de los Diputados el pasado 24 de octubre de que ‘está dispuesto a defender los derechos humanos en Cuba’ y que no viaja a la Isla ‘sólo como vendedor’ y es por ello que nos ponemos en contacto con usted», así comienza el texto dirigido al presidente del Gobierno español.

En lo adelante, el movimiento opositor que lidera Berta Soler, expone que sufren de manera sistemática la represión por parte del régimen en la Isla, y que actualmente hay cinco miembros de las Damas de Blanco encarceladas, cumpliendo condenas superiores a un año, y dos mujeres más en arresto domiciliario, todas han sido impedidas de tener un proceso justo.

«Nuestra actividad, como probablemente conoce, se centra en promulgar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, inherentes a todos los seres humanos», continúan.


Asimismo en la carta le piden a Sánchez un encuentro con las voces opuestas al Gobierno cubano.

«Tenemos entendido que una petición recurrente a la comunidad internacional por parte del Partido Socialista Obrero Español, en su etapa de oposición al régimen franquista, subrayaba la importancia de ser recibidos por los mandatarios y embajadores acreditados en el país, ruego que fue debidamente acogido: fueron escuchados y atendidos, este posicionamiento les dio visibilidad y debilitó al régimen», añaden.

Por tanto estas valientes mujeres alzaron su voz para pedirle al presidente del Ejecutivo español un encuentro, no sólo con ellas, sino con otros opositores cubanos, con el objetivo de poder darle reconocimiento a la disidencia tan vapuleada en el país caribeño.

Recuerda que el ex presidente Barack Obama se reunió con algunos opositores en su única visita a La Habana, dejando en claro su postura de apoyo a los disidentes.

«Nosotros nos miramos en este espejo y, al igual que ustedes, solo queremos para Cuba lo que se consiguió en España de manera pacífica. Ustedes saben por propia experiencia, como también nosotras, de la importancia del acompañamiento y la solidaridad internacional», concluyeron.

La carta también fue enviada a Josep Borrell, titular de Exteriores español, así como las propuestas de modificación a la reforma constitucional en Cuba.