Un grupo de Damas de Blanco repartió juguetes este miércoles a niños de diferentes áreas frente a la sede nacional del grupo opositor en la barriada de Lawton, en La Habana, las valientes mujeres llevaron a cabo la iniciativa aprovechando que no tenían la acostumbrada vigilancia policial al salir, reporta Martí Noticias.

La integrante y miembro de la directiva del movimiento femenino, Maria Cristina Labrada explicó al medio de Miami, que los niños recibieron los juguetes con gran alegría, y expresó: «un juguete puede ser un lujo en Cuba para una familia de bajos recursos, que percibe un salario mínimo de unos $30 dólares al mes».

Según la activista «enseguida se llenó la calle», además de los juguetes las Damas de Blanco repartieron entre los pequeños gomas de borrar, mochilas, lápices y otros útiles.


Maria Cristina confesó que ella no tiene ningún problema con los vecinos de la sede del movimiento en la capital, ya que ellos saben «por lo que estamos luchando, por la libertad de Cuba, y la libertad de los presos políticos».

La opositora testimonió que este jueves desde bien temprano patrullas de la policía custodian las inmediaciones de la casa de las Damas de Blanco.