“Despacito” el tema que más se ha escuchado durante este año 2017, arrasó el jueves en los Grammy Latino al llevarse cuatro galardones y ser coronada como la mejor canción y la mejor grabación del año.


Sin duda el dueto realizado por los boricuas Luis Fonsi y Daddy Yankee llevó la música latina a cada rincón del mundo.

Pero aunque la figura mundial del reguetón estuvo en Las Vegas esta semana promocionando el vídeo clip “Vuelve” junto a Bad Bunny, y también salieron a la luz pública fotos con la cantante cubana Camila Cabello, Daddy Yankee no quiso asistir a la ceremonia, ya que su deseo era presentar música nueva y no sólo interpretar “Despacito”.

“Las canciones tienen su momento y hay que evolucionar. Eso no quiere decir que vamos a dejar de cantarlas, pero una canción como esta tiene que evolucionar, y en mi caso, es lo que pienso”, comentó Yankee.

Quien también confesó que “hubiera querido que mi presentación girara hacia algo nuevo y al no ponernos de acuerdo, decidí pasar la página esta vez”.


El cantante aseguró que quería pasar página, sin embargo no descartó la posibilidad de interpretar el tema en un futuro. Y más allá de los rumores no tiene ningún problema con Fonsi.

“Nunca dejaré de cantarla, pero tiene su momento y a mí no me gusta drenar al público, no me gusta”, añadió.

Aunque faltó la estrella, la producción de los Grammy decidió presentar una versión especial de “Despacito”, interpretada por Luis Fonsi junto a Bomba Estéreo, Víctor Manuelle y Diplo.

Sin embargo quizás alguno extrañó al artista en el escenario.

Pero lo podremos ver en otras alfombras rojas, y en otros eventos, Daddy Yankee en sí mismo es un éxito imparable, sus constantes colaboraciones musicales así lo demuestran, su reciente “Havana remix” con Camila Cabello lo evidencia.

(Con información de Infobae)