Cubanos y migrantes de otras nacionalidades protestan en Tapachula, México, considerada «la cárcel más grande de toda Latinoamérica»/Imagen tomada de redes sociales

Cubanos, entre un numeroso grupo de migrantes de diferentes nacionalidades que protestaron ayer miércoles en Tapachula, México, para exigir avanzar hacia el norte, dio a conocer el medio de prensa local El Comentario.

Los 500 migrantes, de nacionalidad cubana, haitiana, hondureños y salvadoreños provocaron bloqueos en varias carreteras, luego de hacer acto de presencia en la estación migratoria de la región, la Siglo XXI.


Además de querer avanzar, los extranjeros se quejaron de los operativos y deportaciones del representante estatal del Instituto Nacional de Migración (INM) en Chiapas, Aristeo Taboada, y reclamaron su destitución.

El grupo llevaba un cartel exigiendo el fin de la represión en su contra.

«¡Queremos pasar, queremos pasar!», exclamaban los migrantes que caminaron una 20 calles, y bloquearon la carretera principal de la localidad.

Muchos llevan meses varados en Tapachula, reveló un haitiano, que dijo no dejarían pasar a los chóferes con sus autos, si las autoridades migratorias no les permitían a ellos llegar al norte del país, para intentar cruzar hacia EEUU.


El extranjero explicó que el posee un documento de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), y su respectiva visa humanitaria. En cinco ocasiones ha comprado un boleto para viajar hacia la frontera, pero los oficiales de Tapachula se lo impiden.

Luis Rey García Villagrán, activista y director del Centro de Dignificación Humana (CDH), dio la razón a los migrantes, y calificó a esa localidad como «la cárcel más grande de toda Latinoamérica».