Miguel Díaz Canel

El miércoles el oficialista medio noticioso Granma, reseña la intervención de Miguel Díaz-Canel ante la Comisión de Asuntos Económicos  de la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional del Poder popular, donde el gobernante cubano dijo:

“El bienestar del país tenemos que construirlo entre todos, y los que más tienen, consecuentemente, deben aportar más, pues los beneficios y las conquistas de la Revolución son iguales para todos, sin establecer diferencias si se trata de un trabajador estatal o un trabajador que pertenece al sector privado”, insistiendo que:


“Nuestro concepto de bienestar no puede estar en el consumismo, sino en las relaciones humanas como sociedad. Que nuestros niños crezcan felices, que se respete el derecho de todas las familias, que un problema pueda resolverse con la participación de todos, con la solidaridad; ahí debe radicar nuestro bienestar”

Sus palabras fueron como pólvora en redes sociales donde los comentarios de internautas no podían creer lo que planteaba el designado mandatario.

“El bienestar de la nación comienza cuando ustedes estén tras la rejas”; “¿Qué bienestar si nos estamos muriendo todos poco a poco?”; “somos continuidad de apagones y de escasez”; “El bienestar de los cubanos lo deben construir otros, porque “ustedes no saben. Tenemos 60 años de malas experiencias, ya basta!”; “Es tu cruz, no la pongas en espalda ajena… nadie tiene que hacer tu trabajo… incapaz”; “Loco, so loco, recoge y piérdete”; “Para ustedes construir significa destruir, ya lo han dejado claro, por favor ya no muevan ni un dedo todos ustedes que están allí puestos a dedos”. Al menos dijo una “aceptan que no hay bienestar”; “¿El bienestar para quiénes? Porque el pueblo solo sabe de apagones, precios inaccesibles, emigración, que sus amigos y familiares y desesperanza. ¿Cuándo vamos a vencer? ¿Cuándo vamos a ver el bienestar?”

En su encuentro con los diputados del órgano legislativo de la Isla, Diaz-Canel manifestó que el pueblo cubano ha podido resistir porque es fiel a sus raíces, “porque tiene ideas y convicciones, porque sabe cómo se formó la nación; y por querer ser socialistas hemos tenido una agresión permanente”.

Según dijo que la agresión a la que se refirió en contra de Cuba, se evidencio con el recrudecimiento del embargo y una supuesta campaña de desinformación que se teje desde las redes sociales para magnificar las situaciones y “siempre desacreditar la gestión del Gobierno y mostrarnos como un Estado fallido”.


Según dijo hay que aplicar “la lógica de la construcción socialista, de alcanzar la mayor justicia social posible y democracia popular”, junto a “una mayor articulación revolucionaria y fortalecer los elementos de participación popular y el debate”, para poder enfrentar la asfixia económica del país  y la estrategia de subversión ideológica.

Una vez más el dictador reitera que “todo lo que vayamos a hacer será siempre salvando al socialismo, no vendiendo ni privatizando al país; podemos tener ahora privaciones y carencias, pero tenemos dignidad humana y seguridad para vivir, así como conquistas sociales que permiten un acceso gratuito a la salud y a la educación para todos, sin distinciones”.

“Nos ha tocado vivir una etapa de gran complejidad, pero iremos saliendo de los problemas, y lo haremos construyendo el socialismo y preservando la Revolución”, terminó diciendo.