El designado gobernante cubano Miguel Díaz-Canel sostuvo un encuentro con el líder de la Iglesia Ortodoxa rusa antes de regresar a la Isla, el miércoles, luego de una gira por varios países europeos, según las palabras del líder comunista al patriarca ruso, Kirill, en el país caribeño se produce «un proceso ordenado y sin fracturas dirigido por Raúl Castro, en el que una nueva generación va ocupando responsabilidades en el Gobierno», informa Diario de Cuba citando reporte oficial del diario Granma.


Según el gobernante de la Isla, se trata de un proceso de «continuidad dialéctica, no estática, con base en ser fiel al legado histórico de la revolución, a la generación que la fundó (…)».

Además Díaz-Canel le dio al patriarca ruso «un especial saludo» del general, quien recuerda mucho los encuentros que sostuvieron».

Por su parte, la actual cabeza de la Iglesia Ortodoxa rusa le hizo saber al gobernante cubano «sus sentimientos de satisfacción por las transformaciones que tienen lugar en Cuba, a partir de la nueva Constitución que, consideró, abre posibilidades para desarrollar la economía y tener un sistema sólido de gobierno».

Asimismo le ratificó su «beneplácito por la oportunidad de continuar estrechando los lazos de amistad con Cuba».


De igual modo Díaz-Canel le transmitió «la Iglesia que usted soñó y que Fidel (Castro) acogió como idea es hoy una realidad y tiene un enorme simbolismo en La Habana que cumplirá 500 años. Su presencia honra a nuestra capital, la embellece y contribuye a su patrimonio cultural», en referencia a la iglesia que Kirill consagró en 2008, llamada Catedral ortodoxa Nuestra Señora de Kazán, situada en las inmediaciones de la Avenida del Puerto.