El gobierno de Cuba dijo el martes que el lenguaje que promueve la legalización del matrimonio gay se eliminará del borrador de una nueva constitución después del rechazo popular generalizado de la idea.


Los defensores de los derechos de los homosexuales habían propuesto eliminar la descripción del matrimonio como la unión de un hombre y una mujer, y cambiarlo a la unión de “dos personas … con derechos y obligaciones absolutamente iguales”.

Ese cambio provocó protestas de iglesias evangélicas y ciudadanos comunes en meses de reuniones públicas sobre la nueva constitución.

La Asamblea Nacional de Cuba anunció en Twitter que una poderosa comisión responsable de revisar la constitución ha propuesto eliminar el lenguaje de la nueva carta “como una forma de respetar todas las opiniones”.

La constitución, en cambio, guardaría silencio sobre el tema, dejando abierta la posibilidad de una futura legalización sin promoverla específicamente.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

La comisión constitucional está encabezada por el jefe del Partido Comunista y ex presidente Raúl Castro.

Mientras que La Habana y algunas otras ciudades cubanas tienen comunidades homosexuales florecientes, las actitudes anti-homosexuales permanecen profundamente enraizadas entre gran parte de la población. Los cubanos que, por lo general, rehuyen las críticas abiertas al gobierno, se pronunciaron en gran número contra el Artículo 68 constitucional propuesto que promueve el matrimonio homosexual durante las consultas públicas sobre el proyecto de Constitución durante todo el año.

Las iglesias evangélicas de rápido crecimiento dentro de la isla también establecieron posiciones en contra del artículo, aumentando la presión sobre el gobierno que no está acostumbrado al rechazo público.

Se espera que la nueva carta se ofrezca para su aprobación en un referéndum público a principios de 2019.