El lunes el régimen de La Habana volvió a calificar de “mentira” las informaciones sobre los problemas de salud que experimentaron diplomáticos estadounidenses en Cuba, que EEUU considera derivados de “ataques” deliberados, reporta Diario de Cuba.

El jefe de la Dirección de Estados Unidos en la Cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío, desmintió la teoría presentada por The New York Times el fin de semana, de acuerdo a la cual médicos y científicos creen que armas no convencionales que funcionan con microondas podrían haber causado los síntomas y dolencias desconcertantes que, desde fines de 2016, han afectado a funcionarios estadounidenses y sus familias en el país caribeño y en China.

El equipo médico que examinó a diplomáticos afectados en Cuba no mencionó las microondas en su informe publicado en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA) en marzo pasado, detalla The New York Times.

No obstante para el autor principal del estudio y director del Centro de Lesiones Cerebrales y Reparación de la Universidad de Pensilvania, Douglas H. Smith, las microondas se consideran ahora la principal “sospechosa”.


Por otra parte el equipo de galenos tiene prácticamente la certeza de que los diplomáticos han sufrido daño cerebral.

Fernández de Cossío declaró al estatal diario Granma: “no ha existido ni ataque ni acto deliberado contra ninguno de sus diplomáticos y el Departamento de Estado lo sabe”.

El funcionario cubano rememoró que la Administración estadounidense primeramente habló de ataques sónicos, después de un virus, y más tarde de contusiones, sin embargo las distintas versiones no pudieron ser demostradas.

El jefe de la Dirección de Estados Unidos en la Cancillería cubana dijo que el argumento de las microondas es una teoría “reciclada”.

“Lo que sí se ha demostrado es lo que científicos de Cuba, Estados Unidos y otros países sostienen y que el Gobierno de la Isla está diciendo desde el principio, es que es falsa la existencia de ataques”, añadió.

Según el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, la teoría de las microondas es parte de la “agenda mediática para mantener a la opinión pública atenta a los polémicos y controversiales argumentos que se tejen una y otra vez sobre los supuestos ‘incidentes’ contra diplomáticos norteamericanos en La Habana”.

Asimismo el Granma acusa a Washington de retomar “el hilo” de la mentira.

El estudio sobre los incidentes en Cuba publicado por JAMA señaló una «fuente desconocida de energía» como posible causa de los problemas de salud de los funcionarios estadounidenses.

La Universidad de Illinois, también había considerado factible la posibilidad de las microondas. El diario estadounidense por otra parte considera que EEUU, Rusia y China, como algunos países europeos poseen el conocimiento para desarrollar un arma de microondas que debilite o mate a un objetivo.

Para el Gobierno cubano “el uso del término ataque entraña una manipulación política deliberada que cumple con una agenda predeterminada y perjudica a ambos países”, según palabras de Fernández de Cossío.

(Con información de Diario de Cuba)