Viajes a Cuba desde Miami. Foto: Cuba en Miami

El miércoles el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) dio a conocer el segundo caso de viruela del mono en Cuba, que no guarda relación con el primero, se trata de un cubano residente en Miami que entró a la isla el 26 de agosto:

«Se trata de un ciudadano cubano, residente en Estados Unidos, de 60 años de edad, masculino, que arriba a Cuba el día 26 de agosto de 2022 por el aeropuerto internacional José Martí de La Habana,procedente de Miami, Estados Unidos. Durante el Control Sanitario Internacional en frontera no declaró problema de salud», decía el texto oficial.


Agrega la nota que:

«El pasado día 28 comienza con cefalea, fiebre, malestar general, dolor de garganta y posteriormente aparecen lesiones en piel en forma de máculas y pápulas, asistiendo a los servicios de salud el 30 de agosto, ante la persistencia de los síntomas. Teniendo en cuenta este cuadro clínico, se decide su ingreso para aislamiento, estudio y tratamiento»

El diagnóstico se confirmó con la enfermedad de viruela del mono el 31 de agosto, tras la prueba PCR, realizada en el Laboratorio Nacional de Referencia del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK).

«Se continúa profundizando en la encuesta epidemiológica, identificación de los contactos y demás acciones de control de foco establecidas en el protocolo de actuación para estos casos», explicó el MINSAP.

Un turista italiano de 50 años de edad fue el primer caso diagnosticado en la isla el 20 de agosto, quien no logró sobrevivir la enfermedad. La necropsia realizada en el Instituto de Medicina legal arrojó que la causa de muerte fue debido a una sepsis por bronconeumonía a germen no precisado y daño múltiple de órganos.


La Organización Mundial de la Salud (OMS), a finales de julio declaró la emergencia sanitaria a nivel internacional por la viruela del mono, que ya había afectado a casi 17.000 personas en 74 países.

Según la OMS, los síntomas de esta enfermedad pueden ser fiebre, dolor de cabeza intenso, dolores musculares, dolor de espalda, poca energía, inflamación de los ganglios linfáticos y erupciones o lesiones en la piel.

La erupción suele comenzar en el primer o tercer día de la aparición de la fiebre. Las lesiones pueden ser planas o ligeramente elevadas, llenas de un líquido claro o amarillento, y luego forman una costra, se secan y se caen.

 Por lo general los síntomas pueden desaparecer por sí solo en algunas semanas, un 3 al 6 % de casos registrados en países donde es endémica, pueden llegar a tener complicaciones médicas incluso la muerte.

Las personas más vulnerables son los recién nacidos, los niños y las personas con deficiencias del sistema inmunológico, pudiendo correr el riesgo de gravedad en la enfermedad y llegar a morir.