Cruceros Norwegian Miami. Foto: TetKabrit / Shutterstock.com

La tercera compañía de cruceros más grande del mundo está preparada para retirar sus barcos de Florida en los próximos meses si tiene que cumplir con la nueva ley estatal contra los mandatos de vacunas.

El presidente y director ejecutivo de Norwegian Cruise Line Holdings, Frank Del Rio, sugirió el jueves que las tres marcas de la compañía, Norwegian Cruise Line, Oceania Cruises y Regent Seven Seas Cruises, trasladarían sus embarcaciones con sede en Florida a puertos de origen en otros estados o incluso a puertos fuera de los EE. UU. en el Caribe si se veían obligados a cumplir con la nueva regla.


Norwegian Cruise Line Holdings ha anunciado que todos sus barcos reanudarán las operaciones este año con el requisito de que todos los pasajeros y la tripulación estén vacunados contra el COVID-19, un mandato que no está permitido por la ley de Florida.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, ha impulsado la nueva ley de Florida que prohíbe los mandatos de vacunas, y él y el personal de su oficina han sugerido que se aplica a los cruceros con base en el estado.

Aún así, la cuestión de si la ley de Florida (inicialmente se emitió como una orden ejecutiva y recientemente se convirtió en ley a través de una acción legislativa) se aplicará a los cruceros que parten de los puertos de Florida para viajes en aguas internacionales es un tema de debate legal.

Algunos abogados creen que las reglas federales que gobiernan las operaciones de cruceros fuera de los puertos de los Estados Unidos prevalecerían sobre una ley estatal relacionada con los mandatos de vacunas.


Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. instan actualmente a las líneas de cruceros a reiniciar las operaciones fuera de los puertos de EE. UU. Con la regla de que al menos el 98% de la tripulación y el 95% de los pasajeros deben vacunarse contra el COVID-19.