Las-piqueras-estan-congestionadas-de-pasjeros


Ayer lunes fue el primer día de implementación del Acuerdo No.185 de la Administración Provincial de Cuba, el cual regula los precios del pasaje para los transportistas particulares en medio de los crecientes rumores de un retorno al Período Especial. Por esta razón se ha dado la presencia de inspectores de transporte acompañados de policías en La Habana, donde largas colas para tomar un taxi apuntan a una crisis en el transporte privado.

Los mencionados inspectores, ubicados en cada piquera de la capital, solicitan a los taxistas privados, conocidos como boteros, los papeles que justifiquen la adquisición de combustible, su licencia de trabajador por cuenta propia y el Acuerdo No.185, que deben portar.

Uno de los puntos de recogida de pasajeros que se dirigen hacia Guanabo, San Miguel del Padrón, Cotorro y Guanabacoa, es el Parque El Curita, en el municipio de Centro Habana. En este sitio la fila de habaneros esperando por un taxi es infinita, y es que la mayoría de los “boteros” no está llegando a los puntos de recogida con el objetivo de evitar ser inspeccionados.

Muchos recogen a los pasajeros antes de llegar al punto donde se encuentran los controles de las autoridades. Otros han creado piqueras clandestinas en los alrededores del Parque de la Fraternidad, también ubicado en Centro Habana, mientras quienes trabajan sin licencia ni siquiera salieron a trabajar.