Crece el número de personas con sarna en Cuba, y los niños pequeños son los principales afectados/Imagen tomada de redes sociales

Crece el número de personas con escabiosis en Cuba, y los principales afectados son los niños pequeños. Salud Pública trabaja en el desarrollo de cinco candidatos vacunales contra el Covid-19, y la prensa estatal alardea de ello, sin embargo, los cubanos no tienen cómo acceder a la permetrina, un fármaco común para tratar la sarna.

“Yo no puedo más carajo!!!! ¡¡¡¡¡Madres por favor yo no puedo ayudar a todos les pido les suplico que luchen por sus hijos, me dicen cuándo y yo seré la primera en coger las calle no puedo más hambre y sarna!!!!! Malditos títeres los niños necesitan ser felices cojjjjjjj», lamentó en redes sociales la activista Diasniurka Salcedo Verdecia.


Post niños con sarna en Cuba/Imagen tomada de redes sociales

“Me muero!!!! Pobre criatura, por favor, madres, reaccionen les están matando a sus hijos», comentó Roxana Nieves.

“Lo que más me jode es que no protestan por la salud de sus hijos. Carajo», indicó Estrella González.

Diario de Cuba conversó Ezequiel Varona Díaz, quien reside en Centro Habana y es padre de tres menores que presentan una situación de salud crítica con la escabiosis.

“Los médicos del cuerpo de guardia, en cualquier hospital, te lo dicen claro: ‘no hay medicamentos, resuelvan con hervir la ropa todos los días y bañarse con agua caliente dos veces’. Llevamos tres meses intentando con nuestros tres hijos, pero ya no podemos seguir hirviendo la ropa y las sábanas todos los días porque en este municipio entra el agua días alternos», detalló.


Por su parte Yenny, una madre de Mayarí, Holguín, dice se le parte el corazón al ver cómo tienen la piel sus dos niñas.

“…Ahora están llenas de llagas y picazos, y de día o de noche, locas de la picazón, al igual que nosotros, los padres. Y mi bebé lleno de picazón y llorando sin parar a veces, sin saber qué cosa echarle porque tengo miedo hacerle daño inventando medicamentos. Esto es criminal», reveló.

Según Yenny «las llagas se infectan» y no tienen cómo poderlas curar, «lo único que conseguí fue violeta genciana y parecemos pitufos todos con salpicaduras azules. Menos el bebé, claro; por suerte todavía no tiene llagas», agregó.