Correos de Cuba ve como «hechos aislados» el robo y adulteración de paquetes internacionales/Imagen de archivo

A través de su página de Facebook, el Grupo Empresarial Correos de Cuba, reconoció robos y adulteración del contenido en envíos de paquetería internacional, principalmente en oficinas de Santiago de Cuba, luego de que aparecieran varias denuncias en redes sociales, pero calificó los hechos como «aislados y excepcionales», informa Diario de Cuba.

Correos de Cuba admitió se han producido más de diez hechos de este tipo en unidades de la entidad, durante las últimas semanas, al respecto, dijo considerarlo «muy grave, y que los directores y trabajadores» de la empresa «repudian y denuncian» lo sucedido.


EN #CorreosdeCuba NO HABRÁ IMPUNIDAD CONTRA QUIENES INTENTEN DESPRESTIGIAR A LA ORGANIZACIÓN POSTAL… En los últimos…

Publicada por Grupo Empresarial Correos de Cuba en Jueves, 22 de abril de 2021

Al mismo tiempo puntualizaron que los hechos «dañan sensiblemente la imagen de la organización postal y la confianza de nuestros clientes en la calidad y seguridad de nuestros servicios».

No obstante, reiteraron fueron «hechos excepcionales y poco frecuentes en Correos de Cuba».

Se determinará quiénes son los responsables y las causas que llevaron a esto, tras la investigación de expertos de la Empresa de Mensajería y de la Empresa de Correos Santiago de Cuba, de conjunto con los órganos del Ministerio del Interior.


Los «resultados y las medidas que se adopten serán oportunamente informados a través de los canales de comunicación y de atención a la ciudadanía de Correos de Cuba», indicó.

Asimismo la entidad aseguró a sus clientes que serán aplicadas con todo rigor, las medidas disciplinarias, administrativas y judiciales que correspondan a los responsables del hurto.

De igual modo según la legislación vigente en Cuba los destinatarios de los paquetes serán indemnizados.

El comunicado llega luego de que esta semana en las redes apareciera una denuncia de una cubana, que esperaba un paquete de su madre desde España, y recibió en la provincia de Santiago de Cuba «piedras y ladrillos» como mercancía.