En el municipio habanero Cerro, graban un grupo de ancianos hurgando en tres contenedores de basura para recoger alimentos desechados en mal estado.

En los tanques de basura en la calle, fueron arrojadas cajas con plátanos, ajíes y aguacates presuntamente echados a perder en el municipio Cerro en La Habana.


“Miren esto, la gente aquí en Cuba como recoge los plátanos que van a botar pa la basura. Miren esto, caballero. Aquí en Cuba”, se escucha decir a la persona que graba.

El video fue publicado por el usuario Alain Hebra en Facebook.

“Esos plátanos los van a botar para la basura y mira la gente cómo los recogen. Miren el hambre que hay aquí. No es cuento, es verdad. Miren esto. Miren el hambre que hay en este país”, se escucha en la grabación.

“Ay, Dios mío, qué falta de respeto. A recoger los plátanos que van a botar en la basura. Miren pa’quello, lo nunca visto”, en otro momento de la grabación se escucha: “Miren ahora, recogiendo ají. Miren a la gente recogiendo ajises [sic] del latón de basura. Miren pa esto, caballero. Y después dicen que aquí no hay hambre, recogiendo los ajises [sic] del latón de basura”, “Ay, mamá. Ay, por Dios, Canel, mira esto, mijo, mira esto. Miren pa’quello, y después dicen que no hay hambre. Ay Dios mío, la gente recogiendo los aguacates del latón de basura. ¿Hay hambre o no hay hambre?”.

View this post on Instagram

A post shared by Cubanet (@noticiascubanet)


La grabación ocurrió en la calle Monte entre San Joaquín y Diez de Octubre. La fecha exacta no se dijo pero según usuarios ocurrió recientemente.

Una usuaria nombrada Damaris Del Carmen Fernández Pérez, dijo:

“Esta es nuestra realidad sin filtros, sin NTV [diciendo] que hay de todo. He aquí: esta es la verdadera realidad del cubano”

“Esto quiere decir que somos un país donde la miseria y el hambre ya han llegado a sus últimas consecuencias, con tantos virus y enfermedades que tenemos. Qué tristeza, qué horror”, escribió Ivonne González.

“Estamos así, y el que vive en Cuba sabe de lo que les hablo, estamos muy mal, tengo 50 años y nunca en mi vida he vivido semejante humillación”, dijo Kenia Linares.