Científicos cubanos a la carrera por una vacuna de producción nacional contra el Covid-19/Imagen tomada de El Mundo

La doctora en Ciencias Dagmar García Rivera, directora de investigaciones del estatal Instituto Finlay de Vacunas (IFV) en Cuba, declaró a la prensa estatal que los científicos en la Isla siguen a la búsqueda de una vacuna de producción nacional contra el Covid-19, y el objetivo, aseguró parece estar cada vez «más cerca», reporta Diario de Cuba.


Según las declaraciones de la investigadora al portal oficialista Cubadebate, «en el mes de mayo comenzamos a trabajar intensamente en diseñar lo que sería un candidato vacunal para prevenir la infección por el virus SARS-COV-2, a partir de la experiencia que tenemos como institución en el desarrollo de vacunas preventivas y de entender y conocer los fenómenos asociados a este virus en particular, que es nuevo».

García Rivera explicó que era necesario que se actualizaran «desde el punto de vista científico, sobre qué significaba y representaba en términos inmunológicos la infección por este virus, y cómo la experiencia que tenemos como institución en el desarrollo de vacunas podía hacer converger ambos conocimientos».

«Se trataba de poder comenzar a dibujar lo que serían proyectos de vacunas en nuestra institución», agregó.

De acuerdo a la doctora, en apenas tres meses han conseguido «avanzar significativamente en el diseño de un candidato vacunal con resultados alentadores».


La científica señaló que tendrán «la responsabilidad como científicos, en primera instancia, de actualizar al país de los avances en cada una de las fases de investigación científica, hasta que realmente podamos estar en condiciones de pasar a fases superiores del desarrollo de este producto».

El doctor Francisco Durán, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP) adelantó ayer, que en su opinión no habrá vacuna contra el Covid-19, por lo menos hasta 2021, al ser interrogado en una conferencia de prensa sobre las posibilidades de la vacuna rusa, que supuestamente se empezaría a producir en la Isla, a partir del próximo noviembre.

La directora de investigaciones del Finlay, expresó que se habla de «una vacuna cuyo objetivo es prevenir la infección del virus».

«Por tanto, para nada las personas pueden sentir que es la solución inminente a la situación de pandemia que estamos viviendo en el mundo y además a la situación particular que está viviendo el país todavía», aclaró.