Foto de archivo (pixabay)

Los funcionarios de salud están pidiendo a los estadounidenses que tomen precauciones sobre informes de que «cripto», un parásito fecal que puede transmitirse a través de piscinas, está en aumento.

El nombre completo del parásito es criptosporidio, que causa la criptosporidiosis, que puede dejar a los adultos sanos sufriendo de «diarrea profusa y acuosa» durante tres semanas. Los efectos pueden ser peores para los niños, mujeres embarazadas y personas con sistemas inmunológicos comprometidos.


«La cantidad de brotes recreativos relacionados con el agua tratada causados ​​por criptosporidio impulsa el pico estacional de verano tanto en brotes de cryptosporidiosis transmitidos por agua como brotes de cryptosporidiosis en general», según una declaración de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU (CDC).

Aunque casi nunca es fatal, se ha reportado una muerte desde 2009, según los CDC. Otras 287 personas fueron hospitalizadas entre 2009 y 2017.

Un informe de los CDC publicado el viernes explica por qué los funcionarios de salud están alarmados:

-Entre 2009 y 2017, se reportaron 444 brotes de criptosporidiosis en 40 estados y Puerto Rico.
-Los brotes provocaron que 7,465 personas se enfermaran.
-El agua recreativa, en su mayoría piscinas, pero también piscinas para niños y parques acuáticos, fue responsable de 156, más de un tercio de los casos.
-El agua no tratada (como los lagos) y el agua potable causaron 22 casos más.
-Ochenta y seis casos involucraron el contacto con animales, principalmente ganado.
-Otros 57 casos fueron asociados con entornos de cuidado infantil.
-Veintidós casos fueron transmitidos por los alimentos, la mayoría de ellos con leche no pasteurizada o sidra de manzana.
-La mayoría de los casos se notificaron en los meses de julio y agosto, y 2016 fue un año pico para brotes con más de 80.
-El número de casos aumentó en un promedio de 12.8% anual entre 2009 y 2017.


Para prevenir la propagación de criptosporidiosis, el CDC recomienda no nadar o asistir a escuelas infantiles si tienen diarrea y recomiendan lavarse las manos después del contacto con animales.