El académico Carlos E. Díaz-Rosillo, es el político cubanoamericano de más alto rango en la Casa Blanca, y uno de los principales asesores del presidente estadounidense, Donald Trump.

En su visita a la ciudad de Miami, Martí Noticias habló con Díaz-Rosillo.

Y la interrogante principal fue: ¿Cómo la nueva política de Washington hacia La Habana afectará al pueblo cubano?

“Los intercambios de pueblo a pueblo, no los intercambios individuales, pero los intercambios de grupos religiosos, culturales y educativos van a continuar, queremos que el pueblo cubano esté en contacto con el pueblo americano, con unos intercambios que les permita ver los beneficios del sistema norteamericano, de la democracia, de la libertad, del capitalismo bien llevado, y eso continúa”, dijo el cubanoamericano.


Resaltó también que quieren que los estadounidenses que visiten Cuba se alojen en un Airbnb, en la casa de un cubano, no en un lugar controlado por los militares.

A la pregunta de cómo van a controlar que los ciudadanos norteamericanos se hospeden con particulares en la Mayor de las Antillas, y no en un hotel administrado por Gaesa, el político respondió:

“El Gobierno norteamericano, a diferencia del régimen totalitario de Cuba, no es un régimen policial, no vamos a estar mandando a agentes de la CIA, ni a representantes del Departamento del Tesoro siguiendo a los turistas para ver dónde se están quedando”.

“Nosotros confiamos en que los americanos van a seguir la ley, aquellos que no lo hagan, y que se queden en un lugar no autorizado, van a tener consecuencias si nos enteramos”, apuntó.

“Y a diferencia del Gobierno anterior que miraba al otro lado, y no hacía cumplir la ley, esta Administración va a cumplir la ley, y se va a asegurar de que si nos enteramos van a existir penalidades, y consecuencias”, añadió.

Carlos E. Díaz-Rosillo, es profesor de Asuntos de Gobierno en la Universidad de Harvard, y ha centrado sus investigaciones en la presidencia estadounidense, campañas y elecciones, liderazgo político y políticas públicas.

Durante la entrevista el cubanoamericano destacó que los cambios implementados por la Administración Trump hacia la Isla, son sólo el principio de un Gobierno interesado en resaltar el respeto a los derechos humanos, y la transición hacia la democracia en Cuba.

(Con información de Martí Noticias)