Para el régimen de La Habana el principal obstáculo para sus planes de expansión continental del llamado «Socialismo del Siglo XXI» han sido durante años, los cubanoamericanos inmersos en la política en EEUU. Recientemente el profesor universitario, periodista y escritor cubano Carlos Alberto Montaner, nos ha dejado una reflexión sobre las elecciones de medio período que tendrán lugar en noviembre en Estados Unidos, y el interés del Partido Comunista de Cuba (PCC) en estos comicios venideros.

Montaner explica que aunque La Habana está pendiente de las elecciones en todo el orbe, pero en particular la elección estadounidense es el principal motivo de su preocupación.

Según el acádemico el objetivo del castrismo no es que ganen los demócratas o republicanos, «sino que pierdan los que se enfrentan a los intereses con más intensidad», es decir los candidatos de origen cubano.

«En Nueva Jersey quisieran que ganaran los republicanos que se oponen al senador demócrata Bob Menéndez y al congresista Albio Sires, ambos poseen raíces cubanas, y están permanentemente preocupados por lo que acontece en la Isla y en el continente, dadas las constantes intromisiones del castrismo en los asuntos de política exterior de toda América Latina», argumenta Carlos Alberto Montaner.


«En Florida a Cuba le da igual que gane el senador demócrata Bill Nelson, o el ex gobernador republicano Rick Scott, porque ambos se oponen a la dictadura cubana, aunque carecen del fuego antitotalitario de Marco Rubio. No ocurre lo mismo con los candidatos al congreso María Elvira Salazar y Carlos Curbelo, ambos nacidos en EEUU pero de padres cubanos. Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel quisieran que los dos perdieran ante las candidatas demócratas Donna Shalala y Debbie Mucarsel-Powell», añadió.

El analista político detalla que no se trata de que la inteligencia cubana crea que Shalala o Mucarsel sean de izquierda, ya que no son de la extrema izquierda, sino que lo que ansían es destruir la antigua alianza entre Menéndez, Sires y los republicanos Ileana Ros-Lehtinen, quien deja vacante su escaño este año, y Lincoln Díaz-Balart, quien ya se retiró. Porque la actualidad de la alianza ha continuado con Marco Rubio, que no compite en estas elecciones, y Mario Díaz-Balart «un congresista que parece que seguramente ganará», a juicio de Montaner.

De acuerdo al politólogo la alianza se debilitaría tremendamente si pierden Menéndez y Sires en Nueva Jersey, y María Elvira y Carlos Curbelo en Miami.