Caracol Africano. Foto: IPK

El caracol africano que tanto afecta a varias zonas de Cuba ha llegado a Pinar del Río.


Un ejemplar de unos 12 cm se encontró en el poblado de Puerto Esperanza en el municipio de Viñales.

El hallazgo fue validado el pasado 26 de junio en el poblado de Puerto Esperanza, perteneciente al municipio de Viñales, tras el análisis de dos ejemplares obtenidos en la zona reportó el diario Guerrillero.cu.

«Este caracol se caracteriza por disponer de una dieta polífaga que abarca más 200 especies vegetales. Entre ellos podemos mencionar los cítricos, coco, plátano, arroz, hortalizas, ornamentales y otros», dijo Yoel González Pérez, jefe del departamento de Sanidad Vegetal de la Delegación Provincial de la Agricultura.

¿Por qué es tan peligroso y por qué Cuba es un lugar idóneo para ellos?


Foco transmisor de peligrosas enfermedades: Lo que sucede es que, según los especialistas del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, la secreción o baba del caracol se encuentra infectada por el parásito Angiostrongyluscantonensis. El contacto con esta baba, con los tejidos fibromusculares  e incluso con vegetales que haya tocado el molusco terrestre y se consuman mal lavados, puede causar meningoencefalitis eosinofílica, angiostrongiliasis abdominal, bronquitis, trastornos intestinales y encefalitis. La meningoencefalitis por ejemplo, provoca convulsiones y cefaleas debido a la infección o inflamación del cerebro que pueden derivar en trastornos neurológicos e incluso es altamente mortal.

Plaga devoradora de cultivos: A este molusco terrestre se le ha visto consumir 17 tipos diferentes de cultivos, como la yuca, el ají, la remolacha, cítricos, cocos, plátanos, arroz, hortalizas y hasta plantas ornamentales según los estudios del IPK. Es una potente plaga precisamente por su condición de especie polífaga, es decir, que se alimenta de muchas clases de alimentos: lo mismo de especie hortícolas, ornamentales, de excrementos de animales domésticos, restos orgánicos domiciliarios y hasta de animales muertos.

Capacidad de resistencia y adaptación impresionante: Este es otro de los  elementos que lo hace tan peligroso, pues se puede adaptar fácilmente a condiciones ambientales difíciles, teniendo incluso la capacidad de hibernar. Puede escoger sitios muy variados para establecerse, lo miso lugares húmedos, áreas de agricultura, matorrales, jardines y patios, aunque no le gusta permanecer en un solo lugar. Se le ha visto pegados en las paredes, árboles, arbustos y en la tierra. Según han arrojado los estudios puede desplazarse casi 1,5 metros por día y su actividad biológica más intensa ocurre en la tarde noche y en las primeras horas de la mañana.

Elevados índices de reproducción: Sorprendentemente el Caracol Africano por su condición de especie hermafrodita genera óvulos y espermatozoides simultáneamente, aunque para lograr la fecundación necesita copular con otro individuo de su misma especie. El Caracol puede poner entre 50 y 300 huevos, seis veces en el año, los cuales deposita y entierra a 25 cm de la superficie y se dice que pueden tener una esperanza de vida de casi nueve años. La elevada tasa de reproducción que tiene lo convierte en una especie altamente peligrosa e invasiva.

¿Cómo eliminarlo? Las sugerencias de los expertos indican que el Caracol Gigante Africano no es tóxico o venenoso al contacto pues el parásito de su baba no entra por la piel. Lo que sí representa un grave peligro es manipular el mucus o la baba y luego nuestra s, quemarlos y luego enterrarlos en forma de rampa por lo menos a un metro de profundidad, siempre lejos de zonas de abasto de agua.