Una tormenta severa ha provocado un caos en varias carreteras de Estados Unidos dejando a varios varados debido a las condiciones de las autopistas.


El Departamento de Transporte de Virginia confirmó que un trecho de 80 kilómetros (50 millas) de la Carretera Interestatal 50 estaba paralizado el martes por la mañana en ambas direcciones, desde Ruther Glen, en el condado Caroline de Virginia, hasta la salida 152 en Dumfries, en el condado Prince William.

En horas de la tarde ya las autoridades habían resuelto la mayoría de los problemas y no quedaba a nadie botado en la carretera.

Los automovilistas quedaron atrapados en partes de un tramo de 50 millas de la I-95 en el área de Fredericksburg, entre Richmond y Washington, DC, en parte debido a que los camiones averiados bloqueaban el camino en condiciones de nieve y hielo, dijo el departamento.

Los conductores describieron encender sus motores durante un tiempo para calentarlos, apagarlos para ahorrar combustible y compartir alimentos y suministros entre sí mientras las tripulaciones intentan despejar los camiones que bloquean el camino después de que no pudieron continuar en el hielo y la nieve.