Díaz-Canel con cartel de Soberana 02 detrás/Imagen tomada de Excelencias Cuba

El profesor y biólogo cubano Amílcar Pérez Riverol criticó los tumultos en los centros en que se desarrollan los candidatos vacunales en la Isla, a su juicio «no es un buen ejemplo para el público en general», en un momento en que el país enfrenta «su peor brote».

Al tiempo que cuestiona la actitud triunfalista del régimen, cuando el candidato vacunal aún no ha demostrado su eficacia.


Debo ser yo el que está equivocado, pero las imágenes de personas aglomeradas –por mucho que estén usando máscaras, que…

Publicada por Amilcar Perez Riverol en Lunes, 22 de marzo de 2021

«Debo ser yo el que está equivocado, pero las imágenes de personas aglomeradas –por mucho que estén usando máscaras, que por cierto, no son del patrón PFF2 y por tanto no ofrecen el máximo nivel de protección–, precisamente en los centros que están desarrollando los candidatos vacunales, centros que están en la ciudad de Cuba con mayor prevalencia de casos diarios de COVID-19, no me parece un buen ejemplo para el público en general y la percepción de riesgo en un país que atraviesa su peor brote», sostuvo Pérez Riverol.

Según el científico, no le parece adecuada «la actitud festiva, ese lenguaje de inicio de «vacunación», cuando hablamos de un candidato que no ha demostrado eficacia y que por tanto no sabemos si protege contra la infección sintomática, los casos graves de COVID-19 o si impide la transmisión».

El biólogo recordó que «aún con máscaras, sin distanciamiento y con aglomeración puede haber transmisión y contagio».


Asimismo dijo que a quienes se han vacunado se les sigue recomendando guardar distancia social.

Y que incluso «quienes han sido inmunizados con vacunas de (alta) eficiencia ya probada», deben esperar de dos semanas a 21 días, para poder registrar «niveles importantes de anticuerpos».

«Un contagio el día que se recibe la primera dosis, deja sin tiempo a la vacuna.-Que seguimos hablando de candidatos sin eficacia demostrada. Pero repito, es apenas mi criterio», concluyó.