Dyogo Oliveira, presidente del banco de fomento o del estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES), expresó que la entidad nunca debió haber concedido préstamos a los regímenes de Cuba y Venezuela, pues era obvio no podrían pagar.

Luego de un evento en Río de Janeiro, Efe recogió algunas declaraciones de Oliveira, quien dijo: “mirando hoy, queda claro que (países como Cuba y Venezuela) no podían pagar. Probablemente, (los préstamos) no deberían haber sido hechos, pero ahora tenemos que ir detrás del dinero”.

Retomó el caso de Cuba, y dijo que su gobierno tiene que pagar 17.4 millones de dólares en cuotas vencidas en junio, julio y agosto de su deuda con el banco de fomento, también añadió que el régimen castrista se ha mostrado abierto a la búsqueda de soluciones, reporta Diario de Cuba.

“El Gobierno de Cuba se ha mostrado solícito, abierto a buscar soluciones, pero alega que, por cuenta de cuestiones climáticas y financieras, no ha tenido la capacidad de honrar totalmente los pagos”, explicó el presidente de BNDES.


Asimismo comentó que el 90% de la cartera de crédito para el comercio exterior está dirigida a otros países, por lo que la deuda de la Isla “no es exactamente preocupante, frente a una cartera de exportaciones de 10.000 millones de dólares”.

Michel Temer, presidente brasileño envió un mensaje de “aviso” a su homólogo cubano, Miguel Díaz-Canel para que su gobierno salde la deuda con el BNDES, de acuerdo a la revista Veja.

A causa de la deuda, Temer estaría dispuesto a suspender los millones que paga al país caribeño por el servicio de los médicos cubanos en Brasil.

El megapuerto del Mariel contó con unos 880.000.000 procedentes de Brasil para su financiamiento, según Diario de Cuba, La Habana debe al BNDES, alrededor de 597.000.000 de dólares.