Protesta de migrantes cubanos en México (Imagen tomada de El Universal)

En medio de la desesperación e impotencia un grupo de migrantes en México, en su mayoría cubanos, se amotinaron en protesta por ser víctimas de una extorsión por parte de los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), informa Diario de Cuba.


El suceso tuvo lugar en el refugio Casa Senda de Vida, en Reynosa, donde aproximadamente 200 migrantes dieron fe de la extorsión, y es que agentes del INM de esa área fronteriza les cobran entre 1.200 y 1.500 dólares a cada uno, con la promesa de acelerar su trámite para ingresar a territorio estadounidense.

Los agentes estatales están rompiendo el orden de las listas de espera migratoria, para ingresar a personas que pueden pagar lo que ellos exigen, incluso cuando no se encuentren en la lista de espera, denunciaron los migrantes en el albergue, reporta el diario El Universal.

Según los migrantes amotinados, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) tiene un orden de presentación, que consiste en una lista de hasta diez personas que deben dirigirse al Puente Internacional Reynosa-Hidalgo, en espera para ser atendidos y comenzar su trámite de asilo en EEUU.

Aunque antes el trámite lo realizaban quienes están a cargo del refugio, desde hace dos meses se les prohibió, para que agentes del INM lo efectuaran.


Varios extranjeros y voluntarios del refugio Casa Senda dijeron «ellos viene…y llevan a los migrantes al puente internacional, pero en el trayecto suben a más personas, que también son presentadas ante la CBP».

«Vimos que disminuyó el traslado de personas de lunes a sábado, comenzamos a preguntar por qué y descubrimos que a la mitad del camino los agentes montaban a más personas. Por eso se redujo la cantidad de gente que llevan de Senda de Vida», añadieron.

Un isleño denunció que «el lunes se fueron diez mujeres de aquí. Mi suegra debía salir ese día, pero no lo hizo hasta el martes. Al llegar al lado norteamericano las detuvieron porque les montaron a otras personas y no eran las que había pedido la CBP».

«Al estar detenidas, mi suegra conversó con dos de ellas y le dijeron que las detuvieron porque no estaban en la lista, que por favor avisaran a Senda de Vida», agregó.

El cubano también explicó que cuando su suegra llegó a EEUU le habló por teléfono para decirle que habían mujeres detenidas, a quienes el INM les cobró 1.500 dólares para cruzarlas hasta el otro lado de la frontera.

El migrante detalló le contó lo sucedido a Héctor Silva, director de Casa Senda de Vida, que «incluso [los agentes] van a buscar a migrantes a hoteles; ellos no se quedan en Senda de Vida y por eso no están en las listas que CBP manda. A ellos les cobran por montarlos a la camioneta para que lleguen a Estados Unidos», sostuvo.

El periódico mexicano ha solicitado una entrevista con el INM para conocer su versión, sin embargo esta entidad estatal rechazó la petición.

Inocencio Almazán Monroy, quien fungía como delegado del Instituto Nacional de Migración en Reynosa, fue destituido en febrero pasado, por actos de corrupción, denunciados también por migrantes.