Un carretillero en Bayamo cumple condena de nueve meses de trabajo correccional sin internamiento por el impago de multas, y podría ser encarcelado, según amenazas de las autoridades cubanas en esa provincia.


«Yo asisto todos los miércoles de todas las semanas para que me hagan ofertas de trabajo, y en definitiva cuando llega el turno mío no hay trabajo, y entonces la amenaza es llevarme a prisión», revela Misael Espinosa Puebla de 60 años de edad.

Radio Martí advierte que desde diciembre del pasado año comenzó el hostigamiento contra el cuentapropista, primero con una multa de 1.500 pesos, y luego procedieron a retirarle la licencia para vender.

«El 28 de mayo me secuestran, sin saber mi familia ni nadie donde yo estaba, ahí me someten a un juicio sumario el día 29, me imponen una sanción de cuatro meses de limitación temporal de derechos, y con obligatoriedad para tener que trabajar según disponga el juez…, el 10 de julio me hacen otro juicio sumario y me aplican sanción conjunta de nueve meses, ya que tenía un mes de estar cumpliendo la otra sanción», relató.


Los cuentapropistas en Bayamo están siendo hostigados todo el tiempo, por las diferentes instituciones estatales, asegura el periodista Roberto Rodríguez Cardona.

Cardona reveló que los trabajadores del sector privado son asediados por la policía y por los inspectores, quienes les imponen multas, y si se descuenta los impuestos y la Seguridad Social, la ganancia que le queda a los cuentapropistas es ínfima.