Luis Manuel Otero Alcántara, uno de los rostros líderes del movimiento protesta contra el Decreto Ley 349, aseguró este domingo a Diario de Cuba que las manifestaciones contra la ley continuarían hasta que la misma deje de existir.


«Mientras exista el decreto, vamos a estar atacándolo nos cueste lo que nos cueste, hasta que lo quiten», dijo Otero Alcántara.

El joven fue detenido el sábado mientras se prepara para la organización de un concierto en protesta a la normativa. El concierto tendría lugar en su vivienda, pero a escasas horas de su comienzo un operativo de la seguridad del estado se llevó a varios detenidos. Entre los arrestados estuvieron Alcántara, y la historiadora del arte Yanelys Núñez Leyva, también líder del movimiento, entre otros artistas que acudían al evento.

«A Amaury Pacheco lo golpearon fortísimo y a Soandry del Río también. De hecho ahora mismo tienen problemas con la cervical», dijo Otero Alcántara, agregando que, «La situación estuvo muy tensa después de que nos llevaron detenidos, por la respuesta popular de la gente».

Según Alcántara, el gobierno cubano teme una situación similar a la de Nicaragua.


Durante el operativo el sábado, vecinos del barrio tomaron videos que subieron a la redes sociales. Los vecinos salieron en defensa de los jóvenes artistas, calificando de abusadores a los agentes.

Ya todos los detenidos han sido puestos en libertad.

«Tienen mucho temor. La situación en Cuba está cada día más precaria, cada día hay más carencias, son más las diferencias de todo tipo» dentro de la sociedad, dijo Alcántara. «Y ellos [las autoridades] cada día aprietan más y no dan soluciones al pueblo». En tales circunstancias «sale lo peor del régimen, que es la represión, lo golpes, herramientas como el Decreto Ley 349, que mata el arte independiente en Cuba, el arte que piensa diferente», agregó.

«Si dejamos que el Estado cubano nos meta el pie, vamos a pasar 30, 40, 60 años más, ellos haciendo lo que les da la gana y nosotros teniendo que emigrar, porque en Cuba no vamos a tener vida ninguna los que pensamos diferente y los que tenemos una cultura progresista y cívica».

«Al final, ni siguiera estamos hablando de que aspiramos a tener el poder político, estamos hablando de personas que tenemos una actitud cívica», afirmó.