Plaza de la Revolución, La Habana/Imagen tomada de Cubadebate

La preocupación en Cuba ante el incremento repentino de casos de Covid-19, después de que las autoridades creían que tenían la pandemia controlada, ha traído como consecuencia que se apruebe un paquete de medidas para La Habana, Artemisa, Pinar del Río, Mayabeque y Matanzas, en un esfuerzo por frenar el aumento de los contagios, reporta Martí Noticias.


Entre las nuevas medidas que se han puesto en marcha, está un toque de queda a partir de este sábado 8 de agosto, desde las 11:00 pm, para La Habana y Pinar del Río, con la excepción de que en la occidental provincia la prohibición de transitar por las calles se ha estipulado entre las 12:00 am y 6:00 am.

El régimen cubano busca reducir al mínimo el flujo de personas entre las cinco provincias del occidente del país, y quiere establecer puntos de control para monitorear que las estrictas medidas se cumplan al pie de la letra, durante las 24 horas.

Salvo excepciones, las autoridades han suspendido todos los servicios estatales de transporte interprovincial de pasajeros entre las provincias.

Solo podrán acceder al transporte de pasajeros el personal de Salud Pública que atiende la pandemia de coronavirus, los camiones de carga entre las provincias, y en los centros turísticos con reservaciones.


Los restaurantes, bares y centros nocturnos podrán operar solo hasta las 9:00 pm, aunque muchos incluso privados, han tomado la determinación de cerrar sus puertas momentáneamente.

Se mantiene prohibido realizar conciertos, eventos multitudinarios, espectáculos, actividades públicas, recreativas, deportivas y religiosas.

Quedan suspendidos del trabajo, personas mayores de 65 años, con síntomas respiratorios y factores de riesgo.

A las 6:00 pm tendrá su último recorrido el transporte público desde la capital hacia las playas.