El Gobierno cubano anunció este sábado nuevas regulaciones migratorias, que entrarán en vigor a partir del próximo 1 de enero de 2018, sin embargo estas no serán aplicables a todos los cubanos, por lo que se ha generado controversia, dada la cantidad de interrogantes que tienen los isleños al respecto.


Gran parte de los cubanos tiene doble ciudadanía, es decir, puede ser la española y la cubana, o la estadounidense y cubana, en el caso de los cubanoamericanos, pero los cubanos con doble nacionalidad no pueden entrar a la Isla si no es con el pasaporte cubano actualizado, aclaró el estatal Cubadebate.

En cuanto a la habilitación del pasaporte, requisito desde 2004, la misma se aplicaba a los emigrados cubanos que deseaban viajar a Cuba, y que estaban obligados a solicitar este permiso antes de viajar, que el Estado cubano podía conceder o no, sabiendo que el régimen prohíbe a algunos nacionales la entrada a la tierra en que nacieron.

Dicha habilitación no la necesitaban los cubanos residentes en la Isla, o que residen en el extranjero, y en Cuba, dado que entran al país cada dos años sin perder sus derechos.

¿Quiénes pierden la residencia en Cuba? Los que abandonan el país de manera ilegal o que permanecen fuera de la Isla caribeña más de 24 meses y no solicitan prórroga.

La prórroga del pasaporte cubano deberá seguirse pagando como está estipulado por Cuba, cada dos años.


El sitio web estatal añade que no se eliminará la prórroga del pasaporte, ni se reducirá su coste ni aumentará su tiempo de vigencia, aunque recuerda que las autoridades han dicho que “continuarán estudiando nuevas medidas de actualización de su política migratoria”.

En cuanto a los cubanos que salieron ilegalmente, el sitio dice que los naturales que salieron ilegalmente del país podrán regresar a la Isla “sin necesidad de esperar ningún periodo de tiempo determinado”. Continúan excluidos de esta medida, los que salieron de forma ilegal en el territorio de la Base Naval de Guantánamo, pero en este grupo no se incluyen a los que fueron interceptados en el mar por los guardafronteras estadounidenses y luego llevados a la Base.

Asimismo tampoco podrán entrar los cubanos “desertores” de misiones médicas, diplomáticas o delegaciones deportivas, empresariales, académicas, hasta cumplirse los ocho años establecidos.

“En este caso, se mantiene la limitante de entrar al país durante los ocho años posteriores al abandono de la misión. Solo se permite antes por razones humanitarias”, subraya Cubadebate.

La medida también se aplica a aquellos ciudadanos cubanos que estando en misiones gubernamentales cumplieron el periodo y terminaron su contrato de trabajo, pero no regresaron a la Mayor de las Antillas.

“El término de la misión se considera cuando se regresa a Cuba, por tanto, aunque hayan terminado el periodo de trabajo en el exterior, si no regresaron a Cuba tendrán la limitante de ocho años sin entrar al país”, puntualiza el medio oficial.

Los médicos cubanos que abandonaron las misiones gubernamentales en terceros países —insiste Cubadebate— pueden reinsertarse en el sistema de salud cubano antes de los ocho años si lo solicitan a través del consulado cubano más cercano al lugar donde se encuentren y cumplen con las regulaciones migratorias del país.

En cuanto a la entrada y salida de la Isla a cubanos residentes en el exterior en embarcaciones de recreo, los naturales residentes en el exterior podrán viajar en ellas solamente hasta las marinas turísticas internacionales Hemingway en La Habana y Gaviota-Varadero en Matanzas, acota el medio estatal.

“Los cubanos residentes en Cuba todavía no están autorizados a viajar en embarcaciones de recreo (yates)”, añade Cubadebate.

Y por último en referencia al fin del requerimiento de avecindamiento, el hijo de un nacional nacido en el exterior podrá adquirir la nacionalidad cubana sin viajar a Cuba.

“Es suficiente con que uno de los dos padres sea cubano, no es necesario que los dos lo sean, y solo abarca a los hijos, no a ningún otro tipo de parentesco familiar”, adiciona el medio de prensa oficialista.

El régimen castrista señala esta medida como un “beneficio”, sin embargo abogados han indicado que “perjudica” al menos a los cubanos residentes en España cuyos hijos ya no podrán obtener al nacer la nacionalidad española por “simple presunción”.

De igual manera Cubadebate concluye asegurando que la sección consular de Cuba en Washington continuará con sus actividades consulares “a pesar de la decisión del Gobierno de Estados Unidos de retirar a 15 miembros de su personal” tras los “ataques acústicos” en La Habana.

(Con información de Diario de Cuba)