Anamely Ramos sobre Silvio Rodríguez: «Mientras él está desilusionado, nosotros perdemos la vida»/Imágenes tomadas de redes sociales

La activista Anamely Ramos criticó duramente al trovador Silvio Rodríguez, luego de que se enterara de la conversación que tuvieron él y el dramaturgo Yunior García Aguilera sobre la situación en Cuba, donde durante las últimas semanas se han reportado una ola de arbitrarios arrestos y desapariciones a raíz de las manifestaciones del 11 de julio.

«Lo que más me aterra del episodio Silvio, es que mientras él está desilusionado porque nos sentimos fuera, nosotros perdemos la vida», aseguró Ramos.


«Yo no nací para alimentar la ilusión de nadie. Me importa un bledo lo que le duela a Silvio. ¿Qué es esto? ¿Una terapia de grupo? Hay cientos de cubanos inocentes presos», puntualizó.

Anamely se ha caracterizado por ser una opositora que sin medias tintas, lucha como fiera por lo que cree justo, sus palabras siempre son contundentes y oportunas, ella y Omara Ruiz Urquiola han demostrado que con la dictadura no puede haber diálogo, porque se trata de criminales en el poder.

García Aguilera, miembro del 27N, sin embargo, insiste en la posibilidad de dialogar, y ayer miércoles 21 de julio sostuvo una conversación con Silvio Rodríguez.

Al respecto, el escritor detalló que «fueron 70 minutos de franqueza en los estudios Ojalá», y que el trovador que fuera hasta hace algunos años diputado de la Asamblea Nacional del Poder Popular, le prometió abogar por la liberación de las personas que participaron en las protestas del 11J, y que ahora están presas.


A continuación las palabras de Yunior García sobre su encuentro con Rodríguez:

Ya conversamos. Fueron 70 minutos de franqueza en los estudios Ojalá. Ninguno convidó al otro a renunciar a sus posiciones ni principios. Fuimos capaces de confrontar nuestras diferencias desde el más absoluto respeto y preferimos concentrarnos en nuestras coincidencias. Tampoco perdimos tiempo en discutir los temas que no podemos resolver en la práctica ninguno de nosotros. Nos enfocamos en cómo aportar, ahora mismo, al bien de la sociedad cubana, en su conjunto.Silvio se comprometió frente a Dayana, a Niurka y frente a mí, a abogar por la liberación de todos los presos que participaron en las protestas. Dio su palabra, de modo convincente, de que hará todo lo que esté a su alcance para lograr ese objetivo.También coincidimos en un proyecto (en su momento se hará público) que podría servir para el comienzo de un debate verdaderamente plural, inclusivo, cívico, respetuoso y amplio, que encuentre los consensos entre la diversidad que hoy nos caracteriza como cubanos.El encuentro de hoy no se trataba de un combate para encontrar un ganador. Se trataba de Cuba. Y creo que salimos de allí con la certeza de que se necesitan cambios reales, impulsados por vías no violentas, sin injerencias y donde ningún cubano se sienta excluido. Gracias a todos los que aportaron, con sus opiniones y comentarios, para que este encuentro fuera posible. Falta mucho por hacer todavía. Y lo vamos a hacer sin odio.

Un abrazo.