Tras su debut como chica Bond, la actriz cubana Ana de Armas ha confesado en entrevista con C magazine, que entre sus metas y sueños está trabajar con Pedro Almodóvar, no conforme con el camino exitoso que se ha labrado en apenas cinco años en Hollywood.


«Eso sería un sueño. Es una leyenda, es increíble. Ahora soy una chica Bond, pero me encantaría ser una chica Almodóvar. Seguramente audicionaré por él», reveló.

Sobre sus inicios en EEUU, Ana volvió a contar que al principio de mudarse a Los Ángeles, decisión que tomó por una corazonada, a pesar de que casi no hablaba inglés, y se le dificultaba grandemente articular las palabras en el idioma de Shakespeare, en los castings con los directores.

«En la primera prueba me dijo el director de reparto que hablaríamos en un par de años, cuando hablara mejor inglés, y yo le dije que no, que hablábamos en dos meses. Él se rió y me dijo que estaba loca, que no podía hacerlo», contó.

«Soy buena en el set. Estoy bien cuando estoy trabajando, ahí es cuando me siento más feliz, cuando estudio y me preparo», admitió, reconociendo que no son las redes ni las entrevistas sus puntos fuertes, sino el trabajo.


«Me estoy perdiendo a mis amigos, a mis padres, mi hogar… Pero la vida sigue y quiero ver qué oportunidades están por venir», agregó sobre las desventajas del estrellato.