Podrían salir del gabinete del presidente Donald Trump, figuras tan relevantes como el fiscal general, Jeff Sessions, o la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, indica El Nuevo Herald, citando un artículo del prestigioso diario estadounidense The Washington Post, que informa que el mandatario planea hacer grandes reestructuraciones en su equipo luego de las elecciones legislativas del 6 de noviembre.

La semana pasada el periódico Politico adelantaba que los cambios podrían afectar hasta a cinco miembros de la Administración Trump.

La figura más vulnerable es Sessions, por otra parte muchos en el Departamento de Justicia esperan sea despedido, el Post cita a catorce funcionarios y exfuncionarios estadounidenses.

El presidente lleva más de un año ventilando su frustración por la decisión de Sessions de no supervisar la investigación sobre la trama rusa, a causa de sus propios contactos con Moscú.


Hace dos meses atrás Trump estuvo a punto de despedir a Rod Rosenstein, el «número dos» del fiscal general, y responsable de supervisar la investigación de Robert Mueller.

De Nielsen, Trump piensa que no es lo suficientemente dura contra la inmigración ilegal, y en la Casa Blanca también ha habido conversaciones sobre su posible reemplazo.

La secretaria de Seguridad Nacional es la protegida de John Kelly, el jefe de gabinete del presidente.

Para los secretarios de Defensa, Mattis; Interior, Ryan Zinke; y Comercio, Wilbur Ross, el futuro también se presenta incierto.

Un ex funcionario comentó que Mattis mantiene «una relación incómoda de trabajo» con Donald Trump, sin embargo el Jefe de Estado no prevé despedirlo a corto plazo, por su parte el jefe del Pentágono tampoco ha mencionado que tenga planes de renunciar.

El secretario de Comercio, Wilbur Ross sí ha sido duramente criticado por el gobernante, mientras Zinke no tiene su puesto seguro desde que se abriera una investigación por sus negocios inmobiliarios.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders podría dejar vacante su cargo, por voluntad propia, de acuerdo a rumores. El diario de Miami también detalla que varios funcionarios del Ala Oeste planean abandonar su puesto para trabajar en la campaña de reelección de Trump en 2020.

(Con información de El Nuevo Herald)