El lunes casi medio centenar de alcaldes solicitaron al gobierno federal que disminuya el tiempo de espera para los residentes permanentes que solicitan la ciudadanía a seis meses, reduciendo de esta manera la “enorme” acumulación de peticiones.


Según los regidores se ha creado un “segundo muro” a través del exceso de burocracia, que obstaculiza hasta por 20 meses el trámite de naturalización.

Desde principios de 2016 el retraso se ha incrementado en más del 93% respecto al ejercicio anterior con un total de 753.352 solicitudes de ciudadanía a la espera de ser tramitadas.

En el último trimestre del presente año fiscal han aumentado en 23.952 solicitudes.

El alcalde de Chicago, Rahm Emanuel manifestó que “los inmigrantes que se convierten en ciudadanos naturalizados son miembros valiosos de nuestros vecindarios y han hecho contribuciones significativas al país; pero la acumulación de aplicaciones ha impedido a cientos de miles realizar el mismo sueño americano”.


Nueva York es la ciudad con más aplicaciones en espera, según Mundo Hispánico, luego aparecen Houston y Dallas con 42.341 y 38.094 documentos pendientes respectivamente.

Joshua Hoyt, director ejecutivo de la Alianza Nacional para Nuevos Americanos (NPNA), ratificó el “valor integral” de los inmigrantes, y exigió que se respete su derecho a participar en el desarrollo de EEUU, tal y como lo “concibieron los fundadores de la nación y quedó consagrado en la Constitución”.

(Con información de Mundo Hispánico)