Clevelander cerrado en Miami Beach. Foto: Cuba en Miami

El alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez aseguró hoy que no ve posible que los bares y las discotecas abran sin que exista una vacuna.


«Es una actividad demasiado peligrosa porque te tienes que quitar la máscara para beber» dijo Giménez.

«Hasta que todos los residentes estén vacunados no veo posible abrir estos locales» continuó.

Las autoridades sanitarias del condado dijeron además que en los bares es complicado mantener la distancia social de 6 pies además de que no se puede mantener el uso de la máscara.

Los dueños de bares en la ciudad han protestado la decisión argumentando que de extenderse por más tiempo el cierre no podrán sobrevivir.