La Aduana de Cuba decomisó varias cajas de artículos personales a una cubana que trabajaba como colaboradora en Venezuela según reportó Juventud Rebelde en su espacio de quejas de la población.


La colaboradora que terminaba su misión y envió varias cajas como menaje, pero al no llegar a la fecha límite de 24 meses y un día, las autoridades de la Aduana le decomisaron varias de las cosas que envió.

A Victoria, una señora de 66 años, se le dio fin de misión a los 23 meses por enfermedad, una fuerza mayor. Y aún en esas condiciones, la Dirección de la Misión le autorizó enviar el set de menaje, que contenía también envíos de sus compañeros.

La Aduana no entendió las explicaciones y procedió a decomisarle los artículos.

«¿Bajo qué fundamento han sido decomisadas el resto de las cajas, cuando a la responsable del set de menaje se le dio la oportunidad de recoger sus pertenencias? ¿Quién responde por los daños y perjuicios causados a esos colaboradores, que aún se encuentran cumpliendo su misión, y desembolsaron parte de sus ingresos económicos para realizar esos envíos? ¿Cómo es posible que no pueda valorarse en su justa medida una situación que amerita ser apreciada de manera humana y consciente, pues la causa de que no se haya podido cumplir con las normas aduanales son subjetivas y no objetivas?» se preguntó la persona afectada en la nota publicada en Juventud Rebelde.


Con la Aduana ni los que son usados por el gobierno para ganar millones de dólares están a salvo.