Donald Trump envió este domingo al Congreso su plan para una reforma migratoria.


El proyecto incluye la construcción «completa» del muro en la frontera con México y un sistema de concesión de visas basado en el mérito como ya había prometido hace algunas semanas.

El plan enviado al Congreso establece también un aumento en el coste de los visados para financiar la mejora de la seguridad fronteriza, el retorno «ágil» a sus países de los menores que llegan solos a suelo norteamericano -en su mayoría centroamericanos- y el fin del «abuso» del sistema de concesión de asilo.

Además, el mandatario plantea mejorar el cumplimiento y la aplicación de las leyes migratorias con la contratación de 10.000 agentes más para la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) y 300 fiscales federales adicionales.

Entre otras medidas el gobierno de Trump planea poner límites a los permisos de residencia o «green cards» para cónyuges e hijos menores de edad de aquellos que ya viven en EEUU, así como crear un sistema de puntos para obtener la residencia.

Varios congresistas se han manifestado en contra de un proyecto de ley tan radical que calificaron de anti-inmigrante.